Categoría: Filología

 

La fiebre editora de la RAE (y ASALE)

Hace poco me pasé por la librería Anónima de Huesca y me sorprendió descubrir en sus expositores una serie de nuevas publicaciones de la RAE (y ASALE) de las que no tenía noticia o, como decía un antiguo compañero de trabajo, no tenía «ni loción».

Se trata de ediciones nuevas de las últimas grandes obras editadas, a saber, la Gramática y la Ortografía, pero en formatos distintos: de lujo, básica, de bolsillo… Hay para todos los gustos.

Por qué precisamente ahora se produce esta avalancha de publicaciones y a qué fines responde es algo que merece una pequeña reflexión.

Teniendo en cuenta la atroz crisis por la que estamos atravesando en España en la actualidad no se entiende muy bien el fenómeno, ano ser que abramos nuestras mentes y demos con la palabra mágica: globalización.

Debemos pensar, como la RAE, que el mercado de habla hispana es inmenso y que no todos los países están sufriendo de la misma manera las consecuencias de este valle económico. Por ejemplo, solo en México existen cien millones de hispanohablantes, una golosina que hay que exprimir.

Lo que me parece un poco desproporcionado es el precio venal de salida al mercado (13 euros por la ortografía reducida), teniendo en cuenta que el organismo está subvencionado por el Estado y, concretamente esta edición, por una firma comercial —cuyo nombre no citaré—. Si de verdad el objetivo principal fuera divulgar conocimientos, el precio de venta del librito no debería sobrepasar los tres euros.

Pero manda el vil metal, como siempre.

A mí ya me parece bien que se note que hay movimiento, aunque debo reconocer que mi espíritu coleccionista se diluyó con las viejas cintas de vídeo y, dada mi actual situación laboral como freelance a temporadas, no puedo permitirme demasiados lujos bibliográficos.

Estoy haciendo sangre para el nuevo diccionario, cuya aparición está anunciada para el próximo año, que espero lo editen con un tamaño de letra lo suficientemente legible.

Gracias.

…à suivre.

Share

Se escriben con ‘b’

En mis horas de estudio de la nueva Ortografía de la lengua española (Madrid: RAE y ASALE, en colaboración con Espasa, 2010) me ha dado cuenta de que se sigue arrastrando un error en el enunciado —que parece una cantinela— que todos hemos oído en la escuela al aprender esta disciplina:

Se escriben con b […] las palabras que empiezan por… Se escriben con b […] las palabras que acaban por…

Y luego sigue: por las secuencias o por las terminaciones siguientes.

¿Cuál es el error? Pues en lo que he subrayado: no son las palabras las que se escriben con b, sino las secuencias fónicas.

En efecto, en la página 95 de la nueva Ortografía se puede leer:

[También] se escriben con b las palabras que presentan las terminaciones siguientes:

• Las palabras terminadas en -bilidad: amabilidad, debilidad, estabilidad, habilidad, posibilidad, sensibilidad, visibilidad. Excepciones…

… un momento: ¿visibilidad se escribe solo con b? Yo también veo una v al principio. Lo mismo ocurre con algunos ejemplos que da la propia obra:

Las palabras terminadas en -bundo (pág. 95): vagabundo

En los casos anteriores tendría que haber dicho: Las terminaciones de las palabras acabadas en -bilidad, -bundo, o Las secuencias gráficas finales como -bilibad, -bundo. Y sigue.

Las palabras compuestas cuyo primer elemento es bien o que comienzan con su forma latina bene (pág. 96): bienaventurado, bienvenida, benevolente

Aquí habría que haber dicho: El primer elemento de las palabras compuestas por bien o por bene.

Pasemos a la v (pág. 98):

Se escriben con v…

Las palabras que comienzan por (…) vice-, viz- o vi- (‘en vez de’ o ‘que hace las veces de’): vicegobernador [ejemplo mío]

Las palabras que terminan en (…) -‘voro/a (‘que se alimenta de’): herbívoro

Aquí lo estrictamente correcto hubiera sido, también, referirse no a las palabras, como vemos, sino a las secuencias fónicas.

Si lo de la b y la v hay quien no lo ve muy claro, pensemos en cuántos millones de hispanohablantes tienen problemas importantes para utilizar correctamente la s, la c y la z. En las páginas 129 y siguientes las Academias tratan de arrojar luz sobre esta oscura zona donde ceceo y seseo se combinan.

A este —para muchos— inextricable  mundo de sibilantes e interdentales varias la nueva Ortografía le dedica un total de ¡18 páginas 18! Y continúa con la cantinela:

Se escriben con s las palabras que empiezan / terminan por:

semi- (‘medio’ o ‘casi’): semicírculo

iso- (‘igual’): isósceles

-ésimo/a: centésimo, cienmilésimo

Se escriben con c ante e, i las palabras que empiezan / terminan por:

-encia: ausencia

-ancio: cansancio

-cial: superficial

-áceo: grisáceo

Se escriben con z las palabras que empiezan / terminan por:

-anza: enseñanza

Y podría continuar con más ejemplos donde habría que expresar de otra manera lo que se quiere decir. No parece que esta obra consiga la precisión ni la claridad que pretende en su declaración de intenciones, pero es lo mejor que tenemos y habrá que seguir estudiándosela.

Si esto parece rizar el rizo, a mí más me lo parece —por ejemplo— el que las Academias, con afán de simplificar, se inventen un nuevo sistema para representar los fonemas del español (pág. XLVII): no teníamos bastante con el alfabeto fonético de la Revista de Filología Española (RFE) ni con el alfabeto fonético internacional (AFI), «usados en la tradición hispánica durante décadas». Este último trata de recoger todos los signos para representar los fonemas de todas las lenguas, incluida la nuestra, y que, bajo mi punto de vista, nos hubiera venido mejor para representar todas las realizaciones fonológicas posibles de nuestra lengua. Todo sea en pro de la simplicidad. ;)

…à suivre.

Portada de la _Ortografía_ de Mateo Alemán de 1609

 

Share

Archisílabos. Sesquipedalismo. 2.ª parte: adjetivos, verbos y adverbios

En esta entrada acabo de ordenar el listado de archisílabos que recogió el profesor Aurelio Arteta en cinco artículos publicados en El País a lo largo de 16 años (v. entrada anterior del 3 de junio).

A continuación incluyo una lista de adjetivos, verbos y adverbios archisílabos (alrededor de 150) extraída de dichos artículos, ordenada alfabéticamente. Los asteriscos que preceden a algunos vocablos, que aparecen al principio de cada subapartado, indican que la forma no está recogida en el diccionario, y, entre corchetes indico el contexto en el que suelen emplearse, según el profesor Arteta. Los verbos de los que se derivan algunos términos que no recoge el DRAE los añado entre paréntesis. Para los verbos derivados del galicismo aceptado ‘dimensionar’ (*’redimensionar’ y ‘sobredimensionar’), consúltese el artículo de Lázaro Carreter incluido en su obra El dardo en la palabra, «Sobredimensionar».

He añadido a la lista las formas ‘sumarizar’ y ‘sumarizado’: ambas son anglicismos cada vez más usados en el campo de la informática, y equivalen a las expresiones españolas ‘resumir’ y ‘resumido’. Paradójicamente, este campo ―el informático, cuya lengua madre es el inglés― se está convirtiendo en una fuente inagotable de este tipo de palabras; y digo ‘paradójicamente’ porque el inglés no es un idioma que se caracterice por utilizar archisílabos en exceso. Podría haber añadido ‘inicializar’ (iniciar), *‘resetear’ [el sistema] (restaurar), ‘formatear’ (dar formato, conformar), etcétera.

[Nótese que el diccionario de la RAE no recoge ni ‘archisílabo’ ni ‘sesquipedalismo’. En el primer caso, porque se trata de una palabra prefijada (archi-), y en el diccionario es imposible que se recojan todos los términos formados por afijación; y en el segundo, tal vez, por corresponder a la jerga técnica lingüística.]

 

Adjetivos
*internacionalizada internacional
*lesional lesivo
*obstaculizador (obstaculizar) obstáculo
*personalizada (personalizar) [atención] individual
*profesionalizada (profesionalizar) profesional
*resistencial (resistir) resistente
*vehiculizador vehículo
derivativa derivada
despreciativo despectivo
dinámica *confrontativa proceso conflictivo
generalistas generales
incierto falso
inoperativo inoperante
oficialista oficial
preferencial preferente
reiterativo reiterado
Participios de pasado en función de adjetivo (no indico su infinitivo)
anexado anexo
capacitado capaz
cohesionado unido o concorde
continuado continuo
criminalizado incriminado
desesperanzado desesperado
diferenciado diferente o distinto
generalizado general
globalizado global
individualizado individual
industrializado industrial
jerarquizado jerárquico
motivado [a hacer algo] movido [a hacer algo]
personalizado personal
referenciado [lo] referido [lo]
reinsertado reinserto
*sumarizado resumido
Verbos
*aperturar abrir
*basamentar basar
*compartimentalizar compartimentar
*conexionar (conexionarse) conectar
*confesionalizar ¿Adoptar una confesión?
*direccionar dirigir [en el espacio]
*implicatar [en Lógica] implicar, suponer
*legitimizar legitimar
*marginalizar marginar
*minimalizar minimizar, reducir
*objetivizar objetivar
*objetualizar objetivar
*recepcionar recibir, acoger
*redimensionar (dimensionar) recrear [según contextos]
*redireccionar redirigir
*referenciar referir, aludir, citar, nombrar
*residencializar residir
*revisitar (visitar) revisar
*sectorizar ¿Referir algo a un sector? ¿Partir en sectores?
*serializar seriar
*subalternizar subordinar o subalternar
*subjetivizar subjetivar
*sustancializar sustanciar
articular componer, enlazar, ordenar o unir
centralizar centrar
clarificar aclarar
colisionar chocar
comentar contar, decir, hablar
complementar completar
comportarse portarse
concienciar tomar conciencia
concientizar tomar conciencia
configurar formar
conformar formar
conmocionar conmover
contabilizar contar
cumplimentar rellenar o responder, cumplir
descalificar despreciar o insultar
descontextualizar sacar de contexto
desconvocar anular o suspender
desmotivar disuadir
desvalorizar devaluar
desvincular desatar, separar
diferenciar distinguir
dimensionar ampliar, exagerar
diseñar [estrategias] proyectar planes
ejercitar ejercer
enfatizar subrayar
evidenciar mostrar o revelar
existir haber
explosionar explotar
fidelizar [la clientela o los empleados] conservar
finalizar terminar, acabar, concluir
flexibilizar adaptar, amoldar
focalizar enfocar
fundamentar fundar
fusionar [los bancos] fundir
generar crear
hostilizar hostigar
implementar [anglicismo, to implement] poner en práctica
imposibilitar impedir
incentivar apoyar o impulsar
incrementar aumentar
influenciar influir
institucionalizar instituir
instrumentalizar [a alguien] manejar
interaccionar interactuar, relacionarse
involucrar abarcar, implicar, incluir, envolver
materializar plasmar
materializar [goles] meter, plasmar
mentalizarse prepararse o disponerse
modelizar modelar
optimizar mejorar
patentizar mostrar o revelar
penalizar castigar
planificar planear
posicionar situar, colocar
posicionarse pronunciarse
priorizar primar
problematizar cuestionar
promocionar promover
publicitar difundir
ralentizar frenar
regularizar regular, reglar
reposicionar (posicionar) resituar, recolocar
señalizar señalar
sobredimensionar ampliar, exagerar
*sumarizar resumir
tensionar tensar
utilizar usar
vehicular llevar o transportar
visionar ver o mirar
visualizar contemplar
Adverbios y frases adverbiales
*desafortunadamente (desafortunado, -a) desgraciadamente
*indiferenciadamente (indiferenciado, -a indiferentemente
a día de hoy hoy día
anteriormente antes
con anterioridad antes
con posterioridad después
posteriormente después

 

Como pudiéremos visibilizar, quedare patentizado que la abusabilidad de los archisílabos implica desafortunadamente una instrumentalización del recepcionador de lo contextualizado que nos vehiculiza hacia una problemática globalizada, que hubiere podido redireccionarnos hacia alguna tipología de dinámica confrontativa entre emisorizador y recepcionador en el proceso de transversalización de la comunicatividad, en cuyo caso la verbalización debiere interiorizarse como inoperativa.

(¿!)

Menos mal que algunos aún decimos las cosas claras :-))

…à suivre.

Share

Archisílabos. Sesquipedalismo. 1.ª parte: sustantivos

La búsqueda de la palabra más larga se ha denominado sesquipedalismo. Este vocablo deriva de la locución latina «sesquipedalia verba» que significa ‘palabras ampulosas, rimbombantes, de amplitud desmesurada’, que parecen conferir a quien las pronuncia algún tipo de excelencia, cuando, en realidad ponen de manifiesto su pobreza léxica.

Aquí he organizado unos cuantos archisílabos (trescientos y pico) que fue recogiendo el profesor Aurelio Arteta en cinco artículos publicados en El País a lo largo de 16 años (el primero de 1995). Son estos:

«La moda del archisílabo» (21-09-1995) http://www.elpais.com/articulo/opinion/moda/archisilabo/elpepiopi/19950921elpepiopi_6/Tes

«Arrecian los archisílabos» (10-08-2005) http://www.elpais.com/articulo/opinion/Arrecian/archisilabos/elpepiopi/20050810elpepiopi_5/Tes

«Archisílabos» (16-12-2008) http://www.elpais.com/articulo/opinion/Archisilabos/elpepiopi/20081216elpepiopi_4/Tes

«Archisílabos a tutiplén» (05-02-2010) http://www.elpais.com/articulo/opinion/Archisilabos/tutiplen/elpepiopi/20100205elpepiopi_4/Tes

«Archisilabeando» (19-01-2011) http://www.elpais.com/articulo/opinion/Archisilabeando/elpepiopi/20110119elpepiopi_4/Tes

He agrupado los términos por categorías gramaticales, atendiendo a cuestiones morfológicas, y aparecen ordenados alfabéticamente dentro de cada categoría.

A los vocablos que no están recogidos en la versión electrónica en línea del diccionario de la RAE (http://buscon.rae.es/) les he antepuesto un asterisco (*) y aparecen al principio de cada subapartado. Tras ellos, entre paréntesis, aparecen verbos que sí recoge el DRAE, si es que existen. Entre corchetes explico el contexto en el que se aplican algunas de las palabras.

Como podrá comprobar quien lo desee, algunos términos han desplazado su contenido semántico por el uso indebido, como por ejemplo ‘sustantividad’, con el valor de ‘sustancia’, cuando en realidad significa ‘existencia real, independencia, individualidad’, etcétera. Algunos otros términos han aparecido alargando su forma léxica innecesariamente; tal es el caso de ‘competitividad’, que, procedente del verbo ‘competir’ o del sustantivo ‘competición’, debería haber dado la forma *’competividad’, más lógica, que sin embargo no recoge el diccionario.

 

 

ARCHISÍLABOS (SUSTANTIVOS)
Miscelánea
*blablablablá blablablá
analítica análisis
comisiones [de seguimiento] control
deficiencia defecto
dinámica procesos
disciplinario disciplinar
escenario contexto
específico propio o particular
existencia presencia
finalista [objetivo] final
incidencia efecto o impacto
inexistencia carencia, ausencia
intercambio cambio (de impresiones)
listado lista
normativas normas
problemática problema
recopilatorio recopilación
sumatorio sumario
visionado visión
-ción
*asertación aserción, aserto
*coaligación (coaligarse) coalición
*compatibilización (compatibilizar) compatibilidad
*desjudicialización (judicializar) ¿Apartar del terreno judicial?
*desregula(riza)ción (regularizar) ¿Apartar de las reglas?
*excomulgación (excomulgar) excomunión
*financiarización (financiar) financiación
*fragilización fragilidad
*fundamentación (fundamentar) fundamento
*implicatación [en Lógica] supuesto
*incentivación (incentivar) incentivo
*inferiorización ¿Acción y efecto de hacer algo inferior?
*invisibilización (visibilizar) ocultamiento
*mejorización (mejorar) mejora
*modelización (modelizar) ¿Acción y efecto de construir un modelo?
*parcialización sectarismo
*periodificación periodización
*securización o titulización (de créditos) “Convertir determinados activos, generalmente prestamos, en valores negociables en el mercado”.
*sintetización (sintetizar) síntesis
*teorización (teorizar) teoría
*transversalización ¿Acción y efecto de atravesar?
*tutorización (tutorar) tutoría
actuación acción
afectación afección, daño
apreciación juicio
argumentación argumento
bancarización “Desarrollar las actividades sociales y económicas de manera creciente a través de la banca.”
calendarización “Fijar anticipadamente las fechas de ciertas actividades a lo largo de un período”.
capacitación capacidad
caracterización característica
certificación certificado
citación cita
complementación complemento
comunicación comunicado
conceptualización conceptuación
concertación concierto
concientización toma de conciencia
concretización concreción o plasmación
conformación forma
confrontación combate
connotación matiz o sentido
constatación constancia
contrastación contraste
denominaciones nombres
derivación deriva
desaceleración freno
desambiguación aclaración
desertificación desertización
desestructuración remodelado (de una empresa)
deslocalización traslado
diferenciación diferencia
documentación documentos
domiciliación domicilio
ejemplificación ejemplo
ejercitación ejercicio
enunciación enunciado
especialización especialidad
esponsorización respaldo o patrocinio
estimulación estímulo
exceptuación excepción
experimentación experimento
expoliación expolio
exterminación exterminio
finalización final, término
financiación respaldo o patrocinio
flexibilización “Acción y efecto de flexibilizar”
formulación fórmula
globalización extensión [mundial]
habituación hábito, costumbre
interceptación intercepción
intermediación mediación
limitación límite
matización matiz
motivaciones motivos
negociación trato o diálogo
numeración número o cifra
optimización mejora
postulación postulado
potenciación impulso
precipitaciones lluvias
presencialización [del pasado] (presenciar) presencia
presuposición presupuesto
programación programa
reglamentación reglamento
regularización regulación
renunciación o renunciamiento renuncia
rotulaciones rótulos
secuenciación secuencia
señalización señal
significación sentido
suposición supuesto
sustentación sustento
titulación título
tramitaciones trámites
utilización uso
valoración valor
valoración juicio
valorización valor
vinculación vínculo
-ismo
*emprendurismo[cursos de] (emprender) empresarios o emprendedores [cursos para]
*incrementalismo (incrementar) aumento
*oposicionismo (oponerse) oposición
*reduccionismo (reducir) reducción
aislacionismo aislamiento
confusionismo confusión
secretismo secreto
-ivo
*colaborativo (colaborar) colaborador
adaptativo adaptable
aproximativo aproximado
colectivo grupo
efectivos soldados
operativo activo
-logía
*aparatología aparatos (de ortodoncia)
climatología clima, tiempo
metodología método
sintomatología síntomas
tecnologías técnicas
tipología tipos
‑miento, ‑ento
*desplomamiento (desplomar) desplome
*redimensionamiento (dimensionar) ¿Acción o efecto de volver a establecer las dimensiones de algo?
*sobredimensionamiento (dimensionar) crecimiento excesivo(de una empresa)
*tensionamientos (tensionar) tensiones
acogimiento acogida
condicionamiento condición
distanciamiento distancia
equipamiento equipo
establecimiento tienda, puesto o comercio
incremento aumento
llamamiento llamada
merecimiento méritos
posicionamiento situarse, adoptar una postura o decisión
reforzamiento refuerzo
seguimiento control
seguimiento[de una manifestación] respuesta, adhesión
tratamiento [buen] trato [buen]
-or
analizador analista
comunicador locutor
intermediador mediador, intermediario
Participios de presente en función de sustantivo
condicionante condición
ejemplarizante ejemplar
existente real, presente
referentes modelos
Abstracción (-idad, –alidad)
*armoniosidad armonía
*atractividad atractivo
*circunstancialidad circunstancia
*diferencialidad (diferenciar) diferencia
*disfuncionalidad (funcionar) disfunción
*ficcionalidad (fingir) ficción
*globalidad conjunto
*necesariedad necesidad
*pasmosidad (pasmar) pasmo
*usabilidad (usar) uso
accesibilidad acceso
accidentalidad accidentes
afectividad afecto
celebridades célebres
centralidad centro
competitividad *competividad (competir)
complementariedad complemento
conectividad conexión
confesionalidad confesión
confidencialidad confidencia
conflictividad conflicto
credibilidad crédito
criminalidad crimen
culpabilidad culpa
direccionalidad dirección
disponibilidad disposición (hacia algún empeño)
durabilidad duración
efectividad eficacia
emotividad emoción
en exclusividad en exclusiva (vender una marca)
esencialidad esencia
especificidad carácter
excepcionalidad excepción
exclusividades exclusivas (entrevistas)
facticidad hecho
finalidad fin
funcionalidad función
generalidad mayoría
gobernabilidad gobierno o gobernación
habitualidad frecuencia
honorabilidad honor
individualidades individuos
intencionalidad intención
irregularidad falta, delito, desliz
legalidad ley
literalidad [de lo escrito] letra
modalidad modo, versión o clase
multiplicidad múltiples (ventajas)
obligatoriedad obligación
peligrosidad peligro
potencialidad potencia o capacidad
proporcionalidad proporción
racionalidad razón
rigurosidad rigor
selectividad selección (prueba de)
significación significado
significatividad significado
sostenibilidad sostenimiento
sustantividad sustancia
sutilidad sutileza
territorialidad territorio
totalidad todo o el total
voluntariedad voluntad

…à suivre.

P. S.: La moda, o costumbre de usar este tipo de palabras es algo que me enervicioniza sobredimensionadísimamente :-)

Share

Las siglas. 3.ª parte: lectura y escritura

Abordo en este espacio que le concedo a mi otium litteratum la tercera entrada sobre las siglas, que se refiere a los problemas que nos presentan su lectura y su escritura.

Tanto la OLE2010[1] como la OOTEA[2] coinciden en las distintas posibilidades de lectura de las siglas, atendiendo a la naturaleza de los componentes que las forman y a la secuencia gráfica que resulta de ellos.

Básicamente podemos reducir estas posibilidades de lectura a tres: por deletreo, por silabeo o mediante una combinación de ambos procedimientos.

José Martínez de Sousa ya aborda el problema de su lectura cuando establece una clasificación entre siglas silábicas, cuando pueden leerse como una palabra normal, y consonánticas, aquellas cuya lectura solo sea posible mediante el deletreo, «aunque comprendan alguna vocal» (OOTEA, p. 211).

En el caso de las siglas leídas mediante el deletreo, la nueva Ortografía explica que cada uno de los componentes que la integran conserva su acento prosódico (c. V.3.3.2, p. 580): DNI [dé-éne-í][3]. A cada letra, en este caso, debe darse el nombre que le corresponde, sin tener en cuenta su valor fonológico. Si está compuesta solo por vocales es posible realizar dos lecturas: OEA [oéa], [ó-é-á]. En este caso, lógicamente, su lectura podrá variar dependiendo de las distintas áreas hispanohablantes: TV [té-bé], [té-úbe].

En un cuadro de información adicional nos informa la OLE2010 (p. 581) que si la sigla que se deletrea total o parcialmente es de uso generalizado, «a menudo se traslada a la escritura su pronunciación, dando lugar a una nueva palabra»: cederrón < CD-ROM. A las siglas que comienzan por s- seguida de consonante se le incorpora «normalmente» una e protética: SGAE [esgáe]. Para la lectura concreta del ejemplo PSOE [pe-sóe], las Academias consideran que se da un caso de combinación de deletreo y silabeo, en vez de considerar que, para poder silabear se le añade una e epentética, como opina Martínez de Sousa, quien también observa la posibilidad de que, en estos casos, simplemente no se pronuncie la inicial [sóe] (OOTEA, p. 216).

En cuanto a las siglas leídas por silabeo observa OOTEA que a veces «es preferible deletrearlas, con objeto de no confundir al oyente»: FITP [éfeítépé], no [fítp][4]. Como vimos en la entrada anterior, este tipo de siglas las Academias lo denominan acrónimos, que se leen como cualquier palabra (RAE [rráe], FIFA [fí.fa]), aunque sus componentes representen distinto valor fonológico en la expresión originaria: AFORE [afóre], por Administradora de Fondos para el Retiro: la R en esta sigla es vibrante simple y en la expresión compleja es múltiple. El acento prosódico suele recaer aquí en la penúltima sílaba, porque, para las Academias, «la mayoría de las palabras españolas acabadas en vocal son llanas», pero para Martínez de Sousa (OOTEA, p. 216), que también constata este hecho, la razón es, simplemente, que «ninguna sigla lleva tilde»; este además precisa que también son llanas si acaban en n, en m o en s, «salvo que a estas letras les preceda otra consonante: IFALS [ifáls]» (International Federation of Arts, Letters, and Sciences), aunque hay excepciones si terminan en -m, como INEM [iném]; y son agudas cuando acaban en consonante que no sea n o s, como IATUL [iatúl] (International Association of Scientific and Technological).

Si las siglas leídas por silabeo han sido incorporadas desde otra lengua, sigue diciendo OLE2010 en la página 581, puede también conservar su acento etimológico: láser. Este ejemplo ―un acrónimo para las Academias, admitido ya en el DRAE92[5]―, no se ajusta al concepto que de siglas tiene Martínez de Sousa, sino al de siglónimos. La distinta consideración que los acrónimos reciben en una y otra obra queda explicada en la anterior entrada sobre la definición de las siglas.

Las Academias también explican la prosodia para otros casos concretos: si en la formación de la sigla se incluyen cifras u otros signos (siglas alfanuméricas, para Sousa), suele deletrearse la parte alfabética y nombrarse la cifra o el signo (MP3 [éme-pé-trés], I+D [í-mas-dé][6]), que pueden ser «seleccionados únicamente por su equivalencia fonética»: P2P, peer two (to) peer, ‘de igual a igual, entre iguales’ (OLE2010, p. 582).

La nueva Ortografía señala finalmente que puede desarrollarse en la lectura la expresión compleja de la que procede «(…) cuando la sigla no es muy conocida o su finalidad principal es ahorrar tiempo y espacio en la escritura»: RAE [rráe] o Real Academia Española. También, lógicamente, podremos realizar la lectura de todas las siglas desarrollando todo el sintagma al que hacen referencia sea cual fuere su composición, aunque esto no lo indique la OLE2010.

En cuanto a su escritura el parecer de las Academias ha cambiado respecto a lo que todavía recoge el DPD (Diccionario panhispánico de dudas) en su versión digital s. v. ‘sigla’:

Las siglas se escriben hoy sin puntos ni blancos de separación. Solo se escribe punto tras las letras que componen las siglas cuando van integradas en textos escritos enteramente en mayúsculas: memoria anual del c.s.i.c.

Ahora en el c. V.3.3.4, «Ortografía y otras normas de escritura» (OLE2010, p. 583) dice:

a) En la actualidad, las siglas se escriben sin puntos ni blancos de separación, incluso cuando se integran en textos escritos enteramente en mayúsculas: CALENDARIO FISCAL PARA EL PAGO DEL IRPF.

Las Academias hacen suya la consideración que bajo forma de crítica expone OOTEA en la página 212, que considera la norma expresada en el DPD como carente de uso y de sentido.

Hay coincidencia en ambas obras, OLE2010 y OOTEA, en cuanto a que las siglas no deben llevar nunca tilde pero encontramos una gran divergencia de pareceres en cuanto al tipo de letras que deben representarlas. OLE2010 sigue insistiendo en que deben escribirse siempre enteramente en mayúsculas «las siglas cuya representación gráfica impide su lectura secuencial» (siglas propias, en la denominación de Sousa). Insiste y abunda en ello en la página 510 cuando habla del uso de las mayúsculas y minúsculas para formar siglas, porque «su escritura característica enteramente en mayúsculas (…) permite distinguir con claridad las siglas del léxico común (…)». Aquí es consecuente con lo que se dice en el DPD, pero para Sousa, aunque no rechaza su escritura con mayúsculas, es mucho más conveniente escribir este tipo de siglas en versalitas porque «en una página donde aparezcan varias siglas, la presencia de tantas mayúsculas juntas desestabiliza la visión ponderada del resto de la página, en el que las mayúsculas son solo esporádicas normalmente» (OOTEA, p. 212).

Sobre las letras versalitas quiero hacer aquí un comentario que me parece importante. Mientras que el DRAE, en su versión electrónica, define a la versalita como «Mayúscula igual en tamaño a la minúscula de la misma clase» la nueva Ortografía (p. 447) considera a esta letra como «una variante tipográfica de carácter híbrido, caracterizada por presentar la misma forma que la mayúscula con una altura similar a la de la minúscula». Hasta ahí, bien, pero a renglón seguido añade:

A pesar de su apariencia, la versalita es una variante estilística de la letra minúscula por lo que, al utilizar la versalita, debe mantenerse la mayúscula inicial en aquellas palabras que la requieran (…) [subrayado mío].

Esto equivale a decir que la versalita, si no malentiendo, es una letra minúscula (¡?), lo que chocaría frontalmente tanto con la definición del DRAE como con la definición que ofrece la OOTEA[7], para la que las versalitas «siguen siendo mayúsculas, no se olvide(…)» (p. 212).

La lexicalización de los acrónimos —en el sentido académico del término— implica que se escriban como cualquier palabra normal: con inicial mayúscula y el resto en minúsculas, cuando son nombres propios (Unicef), o enteramente en minúsculas, cuando son nombres comunes (opa, tac). Los dígrafos que se integran en las siglas conservan la mayúscula únicamente en la primera grafía.

Al «Uso combinado de mayúsculas y minúsculas en siglas y acrónimos» le dedica la OLE2010 un punto aparte (c. IV, 4.3.1), donde observa que cada vez es más frecuente esta mezcla, pese a que «la norma tradicional prescribe su escritura enteramente en mayúsculas» (p. 511). Este tipo de formaciones híbridas son muy comunes, según Martínez de Sousa, en las siglas impropias y dice que «se debería elegir un criterio por parte de todos los periodistas, traductores y escritores, con objeto de introducir coherencia interna en el sistema de la escritura de la lengua» (OOTEA, p. 213). Tal vez esa función también debería haberla hecho suya la asociación de Academias, que se limita a decir más abajo que ese uso excepcional «resulta admisible».

Al respecto de la división al final de línea de las siglas propias también existe discrepancia entre la OLE2010 y la OOTEA. Las Academias insisten en que «sea cual sea su lectura, las siglas escritas enteramente en mayúscula nunca deben dividirse con guión final de línea». Esta afirmación sigue sin estar justificada. Sousa en cambio no «ve razón alguna para no poder dividir UNES- / CO, como, cuando se escribe con solo mayúsculas, se pueden dividir ACA- / DE- / MIA, CO- / MAN- / DO, etcétera» (OOTEA, p. 115).

à suivre.


[1] RAE y ASALE, Ortografía de la lengua española (Espasa, Madrid, 2010).

[2] José Martínez de Sousa, Ortografía y ortotipografía del español actual (Trea, 2.ª ed., Gijón, enero 2008).

[3] Si no se indica lo contrario, todos los ejemplos son de OLE2010, aunque aparezcan aquí sin entrecomillar y sin ninguna otra marca ortotipográfica. No desarrollo aquí las siglas cuyo significado es sobradamente conocido.

[4] Esta sigla puede tener varios desarrollos, como Federazione Italiana Tradizioni Popolari, Firearms Instructor Training Program, Forward Into The Past, etcétera.

[5] RAE, Diccionario de la lengua española, Ed. Espasa Calpe, Madrid, 1992.

[6] Sic, sin tilde en ‘mas’, p. 581.

[7] La versalita «(…) es la letra versal pequeña, es decir, la que tiene forma de versal o mayúscula, pero que es más pequeña, en torno al 82 % del tamaño de esta (aproximadamente, el tamaño de la minúscula). (…) se trata de una letra que, pese a que su tamaño es inferior al de la correspondiente mayúscula (es decir, la mayúscula del mismo cuerpo), sus astas tienen las mismas dimensiones en anchura. Esta característica dota a la versalita de una rara hermosura» (OOTEA, p. 415).

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies