Etiqueta: Tête-à-tête

entre-vistas (y oídas)

 

Miguel Gardeta o la necesidad de escribir

Con tan solo 34 años, Miguel Gardeta Lordán ya ha publicado cuatro obras de narrativa: tres novelas y un libro de viajes. Sin embargo, si uno guglea un poco, descubre sorprendido que su nombre solo arroja ¡409 resultados! Tampoco lo busques en la Wikipedia porque es inútil: nadie se ha molestado en escribir una entrada sobre él. Entonces…

Miguel Gardeta

¿Quién es Miguel Gardeta Lordán?

Estudié aquí, en Huesca, Humanidades y el tercer año me marché de Erasmus: ­­yo había estudiado toda la vida inglés, pero solo quedaba la posibilidad de ir a Toulouse, así que me armé de valor y, sin saber decir «bonjour», me marché. La verdad que fue un antes y un después, porque regresé con la mente mucho más abierta. Después estuve otros tres años en Zaragoza estudiando Magisterio y, aunque había empezado también francés, al final lo abandoné y me especialicé solo en Inglés. Luego hice un máster de ELE (Español como Lengua Extranjera) en la Universidad Pontificia de Salamanca.

Básicamente, los estudios oficiales terminan allí, lo que pasa es que algunos años más tarde, mientras estaba escribiendo mi primera novela, _Cruce de fronteras_, me picaba el gusanillo y realicé un máster «online» de Criminología.

Luego comenzaste tu peripecia europea…

Efectivamente. Cuando acabé Magisterio, y después de hacer varias sustituciones durante el primer año, en vez de quedarme aquí haciendo interinidades, que hubiera sido lo lógico, decidí darle un giro de ciento ochenta grados a mi vida y marché a Londres a buscarme la vida con una mano delante y otra detrás: me marché sin trabajo, sin conocer a nadie, pero con la ventaja de que el idioma ya lo tenía más o menos dominado, y tuve la suerte de que eso sucedió antes de la gran oleada de españoles que se marcharon allí a trabajar, por lo que enseguida encontré trabajo, encontré piso… No tuve ningún problema en ese sentido.

Estuve trabajando un año y medio en Londres. Mi intención era, claro, trabajar de maestro de Español en Londres. Yo pensaba, inocente de mí, que un profesor de español iba a encontrar trabajo allí sin ningún problema ―envié currículums a todos los colegios―, pero solo encontré trabajo en una tienda de alimentación. Me equivoqué, pero no me arrepiento.

Después de estar allí año y medio, desde julio de 2011 hasta enero de 2013, decidí cambiar de aires y marché a Berlín. Allí estuve solo seis meses, hasta junio del 2013, porque allí enseguida me di cuenta de que sin el idioma no iba a hacer absolutamente nada. Estuve trabajando en un restaurante, aunque, como es lógico, no de cara al público, porque mis conocimientos de alemán eran escasos (en estos momentos se reducen al vocabulario de cocina básico).

Me hicieron comprender que sin alemán no iba a dar clases allí en la vida, así que me dije «Vuélvete a casa y así, por lo menos, trabajas de lo tuyo», así que volví y comencé la labor docente aquí en España, en Educación de la DGA [Diputación General de Aragón], haciendo interinidades. Fueron dos años maravillosos, porque tuve la gran suerte de que las interinidades fueron de año completo. Estuve en Villar del Cobo ―un pueblo de la sierra de Albarracín, provincia de Teruel― y luego aquí, en Zaidín, al lado de Huesca.

Y de Zaidín, al Nuevo Mundo…

Sí. El año pasado me surge la posibilidad de marcharme a EE. UU., esta vez a dar clases, con un programa de intercambio cultural, aunque, realmente, no existe ese intercambio; es decir, yo voy allí a dar clases, pero ningún americano viene a sustituirme aquí. No dejo escapar la posibilidad y ya llevo allí un año.

Con 34 años, ya cuentas en tu haber con cuatro libros. Parece que sientas una verdadera necesidad por escribir. ¿De dónde surge tu afición a la escritura?

La descubrí por casualidad. En los largos años de estudio, como te puedes imaginar, estuve trabajando en un montón de sitios ―zapaterías, tiendas…―. En el 2010 (no recuerdo el mes exacto), yo estaba trabajando en un supermercado, aquí en Huesca, y, sinceramente, es uno de los trabajos más aburridos que he tenido en mi vida. Entonces, una de las estrategias que yo tenía para que el tiempo pasara más deprisa, durante las tardes, sobre todo, era abstraerme, imaginarme una historia, una película nueva. Cada día mi mente reconstruía lo del día anterior e iba añadiendo más detalles, más cosas, y conforme los días se sucedían, el aburrimiento era cada vez mayor y, claro, esa historia iba creciendo. Una tarde que estaba aburrido en casa decidí empezar a escribir esa historia que yo ya tenía en la cabeza desde hacía varios meses; sin ningún objetivo concreto, sino, simplemente, por darle forma.

Me senté en el ordenador y lo escribí de cualquier manera. Lo releí, no me pareció mal del todo, así que continué escribiendo, con la suerte ―o la desgracia, depende de cómo se mire― que me picó el gusanillo. Cada vez necesitaba más y al final salió una historia completa, con planteamiento, nudo y desenlace.

En lo que escribes podemos rastrear alguna de las localizaciones y otros elementos de tu vida.

Esto que apuntas es una de las cosas que quería comentar. Aunque, por supuesto, en el caso de las novelas, se trata de ficción, dicen que los escritores escribimos sobre aquello que conocemos; en mi caso, como he viajado tanto y he vivido en tantos lugares, entonces ¿qué mejor que hacer un pequeño homenaje en cada uno de los libros a un lugar en el que haya vivido?

Tu primera novela es Cruce de fronteras.

Exacto, si no me equivoco, en octubre del 2012, ya estaba en la calle. Entonces yo estaba en Londres y vine a presentarla a Huesca para las fiestas del Pilar. _Cruce de fronteras_ se desarrolla en Toulouse, en Francia, donde estuve de Erasmus, y en Zaragoza, donde he estudiado y he vivido durante cuatro años. Luego, en _Sangre de rodeno_, que fue el tercer libro, aunque segunda novela, ubico la trama en Villar del Cobo y en Albarracín, donde estuve trabajando como maestro, y, por último, la trama de _En defensa de Plutón_ se desarrolla en Berlín, la ciudad donde radiqué durante mi estancia en Alemania. Por supuesto, tengo más ideas para futuras novelas en Londres, en Houston y en otros lugares: hay cuerda para rato.

En concreto, _Cruce de fronteras_ nació en un supermercado. Empecé a escribirla aquí, pero la terminé estando ya en Londres. Yo le tengo un cariño especial, tal vez por ser la primera. En verano del 2010 empecé a escribirla y en ella se desarrolla una historia de amor adolescente, pero, sobre todo, hablo de la guerra de Yugoslavia. En el libro incluyo incluso algunos recortes de periódico reales que hablaban de aquello, porque voy viendo en las noticias sucesos que nos recuerdan aquella terrible guerra. Recuerdo perfectamente la cara de estupor que se me quedaba cuando, a raíz de los procesos que se iban sucediendo en el Tribunal de la Haya, iba enterándome de la talla de los personajes de los que hablo. Esto me iba produciendo un desasosiego que dio lugar a la creación de una trama en la que iba relacionando esa historia de amor adolescente con la serie de los crímenes que se cometieron en aquella guerra, que yo creo que nadie que lea la novela puede quedar indiferente, no ya ante la guerra de Yugoslavia, sino ante la guerra como idea filosófica.

Cruce de fronteras

Luego, en 2014, publicas tu libro de viajes, Mi no spick London, y al año siguiente llega _Sangre de rodeno_, cuya acción se ubica en Albarracín, pero ese no era el título que habías pensado al principio.

En _Mi no spick London_ recojo algunas anécdotas que me han sucedido a lo largo de mis viajes. Es como una especie de diario donde comento las cosas curiosas que iba descubriendo o que ocurrían a mi alrededor.

Mi no spick London

Sangre de rodeno iba a llamarse _Perdiendo el rumbo_, porque el título me gustó, pero al final, hablando con mi editor y comentándolo con varias personas, parece que no tenía la fuerza necesaria, así que desaté una tormenta de ideas y, aprovechando que los pinares de rodeno se hallan en la sierra de Albarracín y que son una reserva natural increíble, impresionante ―a todo aquel que quiera visitarla, yo se lo recomiendo encarecidamente―, al final, qué mejor que incluir la palabra ‘sangre’, que siempre vende mucho, y luego ‘rodeno’, para que nadie se lleve a engaño de dónde está situada la trama; es tan sencillo como eso: _Sangre de rodeno_, Albarracín y asesinatos. También podría haberse llamado _Asesinato en Albarracín_, pero eso sería más adecuado para una novela de Agatha Christie.

Sangre de rodeno

De todas maneras, también las portadas de mis novelas indican qué es lo que va a encontrar el lector, y eso me gusta.

_En defensa de Plutón_ está recién estrenada. Es una novela que, por su estructura, me recuerda a algunas películas de Tarantino, como _Reservoir dogs_ o _Abierto hasta el amanecer_, porque se observan dos partes claramente diferenciadas…

Hombre, me gusta que me compares con Tarantino…

Sí, _En defensa_ es de este 2016. Se trata de otra novela de suspense donde también juego con el asesinato, aunque quizá en este caso es menos evidente lo que está sucediendo hasta el final. Lo envuelvo todo en un halo de normalidad hasta que la burbuja que se va creando explota y se descubre que nada de lo que aparentemente era normal lo es en realidad.

Me han dicho muchos conocidos que la primera parte, que ocupa noventa páginas, no tiene nada que ver con lo que había escrito hasta ahora porque permito que el lector se enamore de algún personaje y odie a otro. No se lo esperaban de mí; sin embargo, cuando lees el conjunto de la obra, te das cuenta de que esas noventa páginas son esenciales para comprender la historia y para meterte dentro de ella. Necesitas conocer a fondo a los dos personajes principales para poder ver después su evolución: dos jóvenes que tenían una vida más o menos ordenada se trasladan a la ciudad de Berlín donde experimentarán un cambio radical.

En cuanto al título, _En defensa de Plutón_, hay gente que no lo entiende, pero necesitas leer todo el libro para comprenderlo, porque yo juego con la idea de que en este mundo puede suceder cualquier cosa. Todos los días vemos noticias en el telediario en las que la realidad supera cualquier ficción. Parto de una idea absurda en apariencia, pero al final esa idea la convierto en verosímil, que es de lo que se trata.

En defensa de Plutón

En efecto, Miguel: de eso se trata, de ofrecer verosimilitud. Solo hay que leer algún cómic de superhéroes o escuchar el discurso de algunos políticos…

Claro. Todo el mundo acepta como algo normal, por ejemplo, que un chaval como Peter Parker, Spiderman, adquiera superpoderes de forma milagrosa a través de la picadura de una araña. Y, como estamos en Berlín ―no puedo dejar de decirlo―, Joseph Goebbels, el ministro de propaganda nazi, hizo famosa la frase de que la mentira, cuanto más grande sea, a fuerza de repetirla se convierte en una gran verdad, algo que ya sabían los griegos, pero Goebbels lo aplicó en pleno siglo XX.

Ahora sigue funcionando esta táctica en el mundo de la política: hay crisis, tú sabes que hay crisis porque sigue habiendo desahucios, gente que está buscando en los contenedores y los informes Pisa son horribles, sin embargo, en una ciudad como Huesca, tú vas por la calle y ves todas las terrazas de los bares llenas. Eso parece no concordar demasiado, pero como todos los días están repitiendo por la televisión que hay crisis, todo el mundo vive asustado con esa idea, pero no se comportan como correspondería. Antes la gente protestaba quemando contenedores o, incluso, desatando guerras civiles, pero ahora parece que nos estamos civilizando, aunque eso ya lo decíamos después de la primera guerra mundial, de la que los que la vivieron decían que era «la guerra para terminar con todas las guerras». Luego llegó la segunda guerra mundial, y parece que aprendimos la lección porque aquello de los campos de concentración nos dejó muy tocados. Pero en la década de los noventa apareció un personaje tétrico en la antigua Yugoslavia, Slobodan Milošević, El Carnicero de los Balcanes, que hizo exactamente lo mismo que Hitler; y, mientras, Europa miraba para otro lado porque pensaba que aquello no podía estar pasando y cuando quisieron reaccionar ya era demasiado tarde.

Has publicado cuatro libros y los cuatro en la Editorial Pirineos de Huesca.

Sí. Cuando empecé con _Cruce de fronteras_ la envié a muchas editoriales, pero es muy difícil entrar, no ya por la puerta grande, sino por cualquier tipo de puerta. Tú ya sabes cómo funciona el mundo editorial, igual que el mundo del cine, el de la canción o el del fútbol: si tienes padrino te bautizas; hoy hasta Belén Esteban ha publicado un libro (otra cosa es que lo haya escrito). Ninguna editorial se dignó contestarme, lo que me dejó un poco tocado porque uno espera un mínimo de cortesía, pero no recibí ni un simple «Gracias, ya lo miraremos», o «No nos interesa», lo que en otros lugares no es una cosa común. He tratado de ponerme en contacto con editoriales en Estados Unidos, ahora que estoy allí, y con agentes literarios, y todos te contestan; para bien o para mal, pero todos tienen la deferencia de contestarte.

La Editorial Pirineos se molestó en contestarme y en decirme «Adelante». Al menos te ofrecen la posibilidad de la autoedición, que es a lo que los escritores que están empezando pueden aspirar. Es una editorial pequeña que no puede arriesgar demasiado ―claro, no van a pillarse los dedos―, pero si ven que algo puede ser interesante y saben que tú estás dispuesto a moverte por las ferias para vender tus libros, pueden llegar a un acuerdo. Por eso sigo con ellos. Tal vez me falta algo de promoción porque, realmente, fuera de Huesca no soy nadie.

Espero que esta entrevista contribuya a solucionar en parte ese problema. A ver si dentro de unos meses el buscador de Google arroja una cifra mayor de resultados si uno escribe en el campo correspondiente tu nombre y tus apellidos: Miguel Gardeta Lordán.

_La noche de los peones_, de Esteban Navarro: la dura partida de la verdad

… somos peones en un tablero de ajedrez (…) Avanzamos y avanzamos sin poder retroceder y nuestro destino es llegar a la meta para poder ser lo que queramos (…) Nosotros nacemos peones y peones moriremos. En el camino lento hacia nuestro destino nos flanquearán las demás piezas de la vida, pero paso a paso iremos tomando posiciones. No queda más remedio que detenernos o avanzar, no podemos recular ni volver al principio.
Esteban Navarro: _La noche de los peones_

Esteban Navarro: _La noche de los peones_

Esteban Navarro cuenta en su haber son un buen puñado de novelas de las cuales solo dos, La casa de enfrente y La noche de los peones, han visto la luz en el soporte tradicional del papel.

Integrante de la «generación Kindle», ha logrado abrirse camino mediante una nueva tecnología que le ha permitido llegar a los lectores de habla hispana de todo el mundo. La casa de enfrente obtuvo tal éxito de ventas en amazon.com que el propio director ejecutivo, Jeff Bezos, decidió leerla.

10-Esteban Navarro-casadeenfrente

Gracias al éxito conseguido con esta novela, diferentes editoriales comenzaron a interesarse por su obra, que ahora está comenzando a imprimirse en papel, como es el caso de La noche de los peones, una novela de intriga en la que sus dos principales protagonistas, Andrés Hernández Mancilla, policía veterano de 45 años, y Diana Dávila, joven policía en prácticas de 21, tendrán que rememorar el pasado a raíz de un suceso: Miguel Ángel Urquijo Cañas, amigo de la infancia de Andrés, y de la misma edad, con quien no se veía desde hacía muchos años, muere de un enfisema pulmonar en la sala de urgencias del Hospital San Jorge, de Huesca, pequeña ciudad en la que están ejerciendo su profesión ambos policías.

Durante el turno de noche que están cubriendo, Andrés y Diana llegarán a desentrañar las misteriosas razones que llevaron a Miguel Ángel a morir en esa plaza tras haber caminado siempre por el filo de la navaja: una vida de delincuencia a la que los excesos con las drogas pondrán un triste fin.

Escrita en tono realista, el autor se muestra como un excelente contador de historias, algo que en no pocas ocasiones uno echa de menos, pues muchos autores, preocupados acaso más en el cómo ―en la literariedad, en las formas―, dejan de lado el qué, es decir, el asunto.

Una historia perfectamente urdida que le sirve a Esteban Navarro para repasar algunos acontecimientos de la intrahistoria reciente de este país, como el caso del Nani, Santiago Corella Ruiz, delincuente desaparecido tras ser interrogado en la Dirección General de Seguridad durante la Transición, la irrupción en 1984 de la terrible enfermedad del sida o los demoledores efectos que las drogas causaron en toda una generación que navegaba con rumbo incierto por las agitadas aguas de una incipiente democracia española.

Esa noche, serán los peones quienes dominen el tablero sobre el cual Esteban Navarro despliega una dura partida entre los personajes principales: la partida de la verdad.

Pero la partida no ha acabado, porque el inagotable autor ya tiene lista otra novela con los mismos personajes, y estamos deseando que aparezca.

Esteban Navarro (Moratalla, Murcia, 1965) lleva atesorados unos cuantos premios literarios, entre los que se encuentra el I Premio de Novela Corta Katharsis, por su novela El reactor de Bering, o el I Premio del Certamen de Novela San Bartolomé-José Saramago, con El buen padre y, aparte de los títulos mencionados, es autor de Diez días de julio, El buen padre, Quimera, El lodo mágico, Los fresones rojos y Los ojos del escritor, todas ellas en formato electrónico.

 

10-Esteban Navarro-elreactordebering

 

 

010-Esteban Navarro, en Santos Ochoa

Con Esteban, en la librería Santos Ochoa, de Huesca (10-10-2013)

… à suivre.

10-Esteban Navarro-nochepeonesdedicada

NAVARRO, Esteban: La noche de los peones; Barcelona: Ediciones B, 2013.

 

 

Àngel Font: _El crac del 2008. La crisis que cambió el mundo_

Àngel Font, cronista

Àngel Font

Àngel Font

En no pocas ocasiones, los eruditos, además de los libros, echan mano de los más variados documentos para interpretar la Historia: cartas privadas, formularios administrativos, apuntes contables, noticias…

Pero también podemos tratar de desentrañar los entresijos del devenir de la humanidad o de un pueblo accediendo a las opiniones de las personas que vivieron en una determinada época.

En esta labor se halla inmerso, desde hace veinte años, Àngel Font, de cuya faceta como novelista hablamos en la entrada anterior.

En esta segunda entrada sobre el autor, abordaremos su faceta de cronista.

Más de 7 000 entrevistas

Àngel Font con Jordi Pujol

Àngel Font con Jordi Pujol

Pocos personajes de nuestra historia más reciente no se han sentado con Àngel Font para hablar sobre los temas más importantes de nuestra contemporaneidad: muchos políticos, como los alcaldes, los presidentes de las Comunidades Autónomas o de las Diputaciones, parlamentarios y ministros, pero también rectores de universidad, abogados y personas relacionadas con el mundo de la judicatura o empresarios representativos de los sectores más diversos han mantenido entrevistas en las que analizan la realidad española y que en un proceso posterior las ha ido amalgamando y organizando para presentárnoslas en forma de libro.

De ahí surge la cuidada colección «Testimonios para la Historia» que está editada por Publi Corinti, su propia editorial.

El gran valor documental de los cuatro títulos que conforman esta colección es innegable. El primero que se publicó fue La transición política española. Los años Pujol (2003), en el que nos cuentan su visión de aquel período personajes tan relevantes como Adolfo Suárez, Santiago Carrillo, Felipe González, Fraga Iribarne, pero también Albert Boadella, Ricard Bofill, Carmen Alborch, Lluís Llach, Pilar Rahola o Juan Luis Cebrián, y así hasta completar una nómina de más de sesenta personajes que fueron protagonistas de aquella época de cambio.

010_Àngel Font_La transiciónEn 2006 aparece el segundo volumen, Rey y alcaldes. La segunda transición, en el que cerca de doscientos alcaldes y alcaldesas de toda nuestra geografía analizan la figura del rey don Juan Carlos y la evolución que ha experimentado el Estado de las Autonomías.

010_Àngel Font_Rey y alcaldesEn el tercer título, El Estado de Derecho después de 1978, publicado en 2009, el autor le toma el pulso a más de doscientos juristas que analizan la trayectoria política y social del pueblo español desde la desaparición del dictador hasta alcanzar la madurez democrática, y no se esconden a la hora de ofrecer una crítica constructiva del propio aparato legislador o del Ejecutivo ni al posicionarse ante las actuaciones del rey y el futuro de la monarquía en España.

010_Àngel Font_El Estado de derecho

El crac de 2008. 1.ª parte

A finales del pasado año 2012 aparece en las librerías la primera parte de El crac de 2008. La crisis que cambió el mundo. Aquí toman la palabra los empresarios, grandes y pequeños, que cuentan el día a día de la crisis que todavía arrastramos y que, al parecer, va para largo.

Nos hablan de sus empresas, de cómo comenzaron y de cómo fueron creciendo, hasta que llegó la gran depresión con sus graves problemas y de cómo tienen que luchar cada día para superarlos; de qué manera algunos han tenido que levantarse tras caer varias veces y todos, sin excepción, aportan posibles soluciones para superar esta dura etapa. A diferencia de los otros títulos, este cuenta con la inmediatez del presente, de lo que ocurre día a día, y resulta casi una crónica periodística, pues se habla del movimiento 15-M, del cambio de Gobierno, de la reforma laboral o de los recortes en el mismo momento que se están produciendo, lo que le aporta a la obra un incuestionable valor añadido. Tal vez por eso este título necesite el segundo tomo (de próxima aparición) que dé voz al mayor número posible de empresarios para que nos cuenten su experiencia y para que quede registrado como un nuevo testimonio para la Historia.

010_Àngel Font_Crac-2008… à suivre.

¡Enhorabuena, señor Blecua!

Pues eso, que ya tenemos a un nuevo aragonés dirigiendo los destinos de la Academia.

Os enlazo a la noticia en la página web de la RAE,  y os invito a que veáis el vídeo del Telediario.

¡Enhorabuena, don José Manuel!

…à suivre.

Heredero del Espectro. Entrevista con Fer (del grupo Plasma)

Hace algún tiempo que tengo arrumbado este oficio-sin-beneficio de bloguero en el cajón de las obsesiones perdidas, pero quiero retomarlo aquí, como mero ejercicio de disciplina escribana.

Para empezar, quisiera reeditar algunas de las entradas que publiqué en El espectro de Errol Flynn, blog colgado en la página de la Peña Alegría Laurentina, hace unos dos años, que, sin un motivo claro para mi webmaster, se fue a freír espárragos digitales, y que a mi entender, bueno o malo, merece la pena recuperar aquí.

Tales puntuales reediciones las tomaré como entrenamiento para mi e-neurona, que la tengo entre ociosa y regalada, antes de aportar aquí nuevo material.

Aquellas personas que ya se lo hayan leído, quedan eximidas de relectura y aquellas otras que no, quedan exoneradas de sus faltas: a todas amo por igual.

Ahí va la entrevista que publiqué en aquel desaparecido blog el 11/05/07 con Fernando Sanromán Escartín, cantante del grupo de pop-rock oscense

PLASMA,


«El sábado pasado, día cinco de los corrientes, me entrevisté con Fernando Sanromán Escartín.

»Algunos de vosotros os preguntaréis así, en seco, “¿y ése-quién-es?”.

»Pero si os digo que en los círculos más allegados a la barra del ambigú de la Peña se le conoce con el sobrenombre de “El Fary”, la cosa se aclara, y si añado que es el principal compositor, guitarrista y cantante del grupo Plasma, que tuvo la oportunidad de participar en el encuentro de 4 grupos de Huesca en el Jai, organizado por la comisión de fiestas del barrio de San Lorenzo de Huesca, en honor a la virgen de Monserrat, que comenté hace varias entradas en este mismo blog, la cosa queda todavía más diáfana.

»¿O no?

»Pues eso. Como es amiguete (y subrayo el verbo copulativo, y luego os explico por qué) le invité a tomar café en casa y a degustar alguna especialidad de repostería casera que prepara Mi Chica y que le salen tan deliciosas.

»El hecho de que en mi horizonte bloguero se contemple la posibilidad de ir entrevistando a todos los grupos de música de Huesca obliga a subrayar lo de “ser” [amiguete] para citarnos en mi casa, porque si no no ganaríamos para tartas de manzana.

»Y explicado esto, ya no me enrollo más. Vamos al asunto.

»A Fernando lo de la cosa musical le viene desde pequeño a raíz de una sórdida historia con una vecina muy esnob, que procuraba que todo el barrio se aprendiera de memoria la canción del verano, por el método mnemotécnico de reproducirla una y mil veces cada día, a un volumen rayano lo ilegal, ¡y así todos los veranos!. Fuere la que fuere.

»¿Que le tocaba el turno a los “Pajaritos”?, pues “pajaritos por aquí, pajaritos por allá”; ¿que ahora triunfa el “Aserejé”?, pues “aserejé-ja-dejé-dejebe-tudejebe-ande-güididipí” todo el santo día; ¿que arrasaba el sonsonete del anuncio de la ONCE, del “Jeeeefe: venacapacá”?, pues “teeengogambastengochopitostengojamoooón”

»…Y a toda cebolla y en este plan y luego pasa lo que pasa y la gente pierde los nervios y ocurren tragedias… Normal.

»Menos mal que Fernando no es para nada vengativo, porque –se me ocurre– perfectamente podía haber pinchado en su “home cinema” u otro medio de reproducción a las cuatro de la madrugada de cualquier domingo el tema “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana o conchabarse con sus colegas de la agrupación de bombos para que fueran a rondarla interpretando alguna batucada de Carlinhos Brown o el tema íntegro “In-A-Gadda-Da-Vida” (más de doce minutos de duración) de Iron Butterfly, sin tener en cuenta los posibles daños colaterales, y entonces hubiésemos visto lo que hubiera pasado.

»Lo que sí pasó es que un buen día se creó el grupo Plasma cuyos componentes son, a saber:

– Fernando: 22 años; compone, canta, toca la guitarra y concede entrevistas, por lo que se vio recompensado con una buena dosis de tarta.
– Jorge: 24 años; compone y toca la guitarra.
– Guille; 17 años; el chico alto que toca el bajo.
– Juanra; 24 años; batería, como su padre “el Liti” y
– Raúl; 4 meses (en el grupo, se entiende); guitarra.


»P— ¿Fernando, cuándo surgió el grupo?

»R— A mediados de noviembre de 2005. Nos conocimos con Jorge a través de un mensaje en Osca Rock. Jorge conocía a Juanra, con el que tenían un local en Buñales. Luego en la academia Tchaikovsky de Tolo nos pasaron la información de que un chaval de 17 años buscaba grupo: Era Guille. El quinto Plasma, Raúl, se ha incorporado recientemente.

»P— A parte de la canción del verano con que regalaba tus oídos la vecina, ¿Cuáles son los grupos que empezaste a escuchar motu proprio y que eran los que verdaderamente te gustaban?

»R— A los dos nos gustaban grupos como Los Secretos, Nirvana, música alternativa como la de La habitación roja, Los Planetas, Piratas, Muse, The Strokers y varios más.

»Joer, qué chollo. ¡Qué cantidad y calidad de material! —pensaba yo a estas alturas de la tarta.

»P– En mi caso fueron “la Conga de Jalisco”, el “Tico-tico”, la “Raspa”… Ah, sí, y el festival de Eurovisión. Afortunadamente llegaron los Beatles y cambié de palo a la misma velocidad que se disuelve el Nesquik. Esto me pone un poco depre (pero poco) porque pienso en mi edad. ¿Esa diferencia de edades existente entre los integrantes de la banda implica también diferencia en cuanto a los gustos musicales?

»R– Había coincidencias en la onda de esos grupos que te he comentado. A mí me gustan Secretos y Piratas, La habitación roja, Niños mutantes; a Jorge le gustan Los Planetas, la música alternativa romántico-oscura como Muse; Juanra es más de Barricada, Fito, La Fuga…; a Raúl también le gustan los Secretos, los Piratas, Nirvana; Guille es más oscuro, es más de Metallica, Korn… Quedamos en el Jai para sacar letras y melodías. Jorge y yo aportamos ideas.

»P– A propósito, en el concierto del otro día por problemas de sonido no me quedé con vuestras letras. Como diría Ségolène, “quel dommage!”.

»R– Las letras son muy para llorar, no es que sean muy divertidas pero van en la onda de la música alternativa (Radio Head, Nirvana) y muy española, de grupos como Maga, Iván Ferreiro (Piratas). Los temas pueden calificarse como una autodefinición mía y de Jorge. Hablan de nuestras experiencias actuales, como el amor, evidentemente, pero exagerando los momentos tristes, un poco para acongojar a la gente.

»Cuando le pido que me recite alguna letra de memoria Fernando piensa un poco, se pone un poco nervioso y mancha un poco el mantel con café y recita algunos versos de “Angustia personal”, una de las primeras canciones:

Parece que se ha ido el sol
salgamos todos a jugar
Así me siento yo
en mi universo de soledad”


»Después dos versos de “Contando días”:

Cuando la memoria no es real
solo quedan hojas sucias de un cuaderno viejo ya.


»Y de “Frío”:

No tengo ningún armario
donde guardar estos años
pero cuando la memoria no es real…


»P– ¿Qué temas interpretasteis en el Jai Alai?

»R– “Hoy día 3”, “Momento de gloria”, “Galápago”, “Demente”, “El sur” (tema de Jorge), “Tras el cristal”, “Paréntesis del tiempo”, “David”, “Turnedó” (una versión de Iván Ferreiro) y acabamos con “Flamenco”, de los Brincos. También tocamos “Mentiras arriesgadas”, título que nos inspiró la música de cabecera de un telediario.

»Yo le comento que ese era el título de una película de James Cameron protagonizada por Arnold Schwarzenegger (o como se escriba) y Jamie Lee Curtis. Tienen en palanca la realización de una maqueta de producción propia, piensan participar en el “Pop y Rock” de Zaragoza el año que viene.

»Plasma es un grupo que está creciendo y cogiendo tablas desde que se estrenaron un 22 de diciembre del año pasado en el Centro Cívico con dos de sus canciones, junto a otros grupos de la realidad musical oscense, como lo son Neichel, Bohemian o Ciudad de Lobos.

»ElespectrodeErrolFlynn les seguirá la pista a todos ellos y mientras tanto ya sabéis:

…nos vemos en el Jai.»

Para saber qué vida lleva Plasma hoy trataré de pillar por banda otra vez a Fernando y, como ahora hay crisis, a ver si esta vez se paga unos churritos (aunque fueren congelados, me conformaría igual: no soy exigente.

…à suivre.




LA JOTICA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies