Categoría: Escuela

 

Antonio Aramayona_Sonrisas y lágrimas con algún que otro bostezo en la escuela

El pasado viernes 18 de noviembre a las 20 horas, en la Librería Anónima de Huesca, asistí a la presentación del libro Sonrisas y lágrimas (con algún que otro bostezo) en la escuela, de Antonio Aramayona Alonso.

 

 

Como él mismo se describió en una breve nota para la solapa de su libro Con otra mirada, que podemos leer en su sitio web,

Antonio Aramayona Alonso es zaragozano. Tras vivir y trabajar durante casi veinte años en Madrid, ejerce desde el año 1992 como profesor de Filosofía en un instituto de Enseñanza Secundaria de Zaragoza. También es colaborador habitual en El Periódico de Aragón. Por lo demás, cada vez está más lejos de hacerse rico, ganar un concurso de belleza y obtener el Premio Nobel en algo. No obstante, se sabe afortunado: además de contar con buenos amigos (…)

Quisiera completar un poco más su currículo. También colabora con Andalán, Aula Libre, Izquierda Digital y otras publicaciones periódicas; es autor de Con otra mirada (Prames, 1998), Del amor y otras soledades (Mira, 2009) y ¿dios? (Catarata, 2010)Antonio es miembro de Europa Laica, Derecho a Morir Dignamente y MHUEL (Movimiento Hacia un Estado Laico); da charlas y conferencias de forma desinteresada y ejerce la filosofía en diferentes trincheras, y no, precisamente, como «perpetuo aspirante», como reza en la contraportada de Sonrisas…., sino como una persona bregada por la experiencia que aporta media vida dedicada a la docencia con apasionada dedicación, y la vida entera a librar otras batallas.

El profesor lograba que sus alumnos estuvieran deseando asistir a sus clases de filosofía. Y, ¿cómo puede conseguirse esto? Con motivación. Y, ¿cómo se puede motivar a los alumnos? Sobre todo escuchándolos, otorgándoles la facultad de ser ellos los protagonistas en clase y haciéndolos participar en su desarrollo, solicitando su colaboración y facilitándoles los medios para que puedan colaborar entre ellos y, sobre todo, fomentando su espíritu crítico, único medio para alcanzar el goce del saber, el placer por aprender. Al final sus alumnos entendían las leyes de la lógica porque se las explicaban unos a otros: colaboraban.

En Sonrisas… Aramayona nos ofrece, más que un tratado formal, una serie de reflexiones en voz alta sobre lo que para él ha sido y es la escuela, la educación, el fracaso escolar —«si existe ‘fracaso’ es la escuela la que fracasa»—, hacia dónde se encamina un sistema educativo cuyo fin principal no es formar a las personas, sino únicamente obtener el aprobado…

Pero también nos brinda reflexiones sobre otros asuntos como la inmigración, «alumnos inmigrantes embutidos en un centro sin entender una palabra» y de lo que ahora escandaliza —«velos temidos y tangas reprimidos»— a algunos que ya no recuerdan lo que era ser joven, llevar el pelo largo y vestir de una manera informal.

Además en el libro, que decidió autoeditar (incluso tuvo que solicitar un pequeño crédito para poderlo hacer, según me confesó) nos transcribe un par de redacciones de alumnos que nos ofrecen sus puntos de vista particulares sobre el aula: escuchémoslos, porque nosotros también tenemos que aprender mucho de ellos.

El significado del libro —y el mejor resumen— lo puede ejemplificar estas palabras que Antonio Aramayona nos regaló en la presentación:

Con este libro quiero transmitir el amor que debemos tener por una escuela libre, democrática, pública, plural, laica y aconfesional, y por ella deberíamos sentirnos obligados a luchar.

En algunas partes de nuestro país ya lo están haciendo.

Al finalizar, nos tomamos un vino Enate de dos orejas.

…à suivre.

 

¿Escuela 2.0?

¿Qué es la escuela 2.0?

Según explica en su blog Felipe Zayas, profesor de Castellano: Lengua y Literatura en el IES Isabel de Villena, de Valencia (España),

«(…) la Escuela 2.0 no es (o no debe ser) una modernización de las herramientas de trabajo, manteniendo como están los objetivos, los contenidos y la metodología, sino un cambio profundo en lo que se enseña y en cómo se enseña.»

Buena definición, teniendo en cuenta que tendemos a entender que el concepto se refiere únicamente a la introducción en las aulas de las nuevas tecnologías digitales.

Ya en 2007 IBERMÁTICA llevó 3.000 Tablet PC a los colegios de 122 localidades de Aragón… y eso está muy bien; pero cada año asisto a principio de curso a una tutoría de presentación del curso y tengo que sentarme en el mismo mobiliario en el que se sienta mi hijo durante seis horas al día, curso tras curso, y, sencillamente no quepo. Y si no quepo yo, ¿cómo puede caber mi hijo, que tiene 15 años y es más alto? El mobiliario en cuestión no cumple con ningún requisito mínimo de las leyes de la ergonomía. En estas condiciones es muy complicado conseguir la atención de los alumnos durante demasiado tiempo.

En 1996 se aprobó en España la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en la que se habla de las condiciones mínimas que debe reunir el puesto de trabajo. Por lo visto esto sólo vale para el ámbito laboral. El ámbito escolar debe ser algo de otro planeta.

¿No debería aprobarse otra ley para prevenir los riesgos escolares?

Esto en cuanto al mobiliario, pero lamentablemente hay más cuestiones y más graves, tal como denuncian en la Comunidad Valenciana algunos responsables sindicales:

«El curso escolar 2010-2011 en la Comunidad Valenciana comenzará este año con 848 barracones y la falta de plazas en infantil de 0 a 6 años(…)» (El Mundo).

En el curso que acaba de comenzar los recortes presupuestarios comienzan por la educación, que en ese bendito país parece que sea un tema menor. ¿Quién establece las prioridades?

Los Tablet PC están muy bien, pero tal vez sería más deseable que las aulas reúnan unas condiciones mínimas de trabajo antes de empezar a usarlos… Eso si al final son usados.

Roger Schank, en una entrevista mantenida con Eduard Punset en su programa Redes dice que

«El ordenador en realidad no está ayudando. Podría hacerlo pero no lo hace. ¿cómo podría ayudar? Si proporcionara experiencias permitiría que los estudiantes pudieran hacer cosas en el ordenador. Pero el sistema educativo está inherentemente en contra de esto, y ahora te daré un ejemplo. Yo hice un programa para enseñar geografía donde los alumnos podían ver videos de lo que les interesaba, si eran deportes podían viajar por el país para ver partidos, si les gustaban las películas, podían ir a Filadelfia a ver a Rocky…, hicimos pruebas y vimos que los chicos aprendían geografía. Pero las escuelas no lo querían Y ¿sabes por qué? Porque un niño iba a California mientras el otro iba a Nueva York, y no podían controlar qué era lo que estaban aprendiendo (…) Los ordenadores son una solución, pero no tienen por qué ser “la” solución. La clave es el sistema. Lo que permiten los ordenadores es tener una experiencia individual que les permite a los alumnos comunicarse con un compañero, o trabajar en equipo, o comunicarse con alguien al otro lado del mundo, o investigar algo que les interese, o hacer las experiencias que de otra forma no podrían hacer, pero cada uno en su propio campo. El ordenador en si no tiene ninguna relevancia, es un aparato que permite tener experiencias si se crea un buen software que lo acompañe; la mayor parte del software educativo que existe en estos momentos es malísimo. Es: lee este párrafo y responde las preguntas, es como si fuera un libro de texto, o peor que un libro de texto.»

Mobiliario poco ergonómico en una de las aulas de un colegio aragonés.

Queremos la escuela 2.0, pero en muchos casos todavía tenemos la escuela 0.2.

Educación y talento

Con tanta Feria del Libro, con tanto Festival de Cine, con tanta exposición de los muñequitos de Playmobil y, sobre todo, con tanto fútbol, casi no han tenido hueco los medios de comunicación para hacerse eco de esto:

Solo la prensa ha estado a la altura. Desde aquí mi enhorabuena a todos los participantes de estas jornadas que han demostrado que un nuevo modelo educativo, donde la creatividad, la iniciativa personal y el espíritu de cooperación son pilares fundamentales sobre los que debería sustentarse el aprendizaje, es posible. Felicidades.

Se ve que la educación no interesa… ¿Tal vez porque no vende?

En fin, así nos va.

Para los que deseéis saber más sobre las Aulas de Desarrollo de Capacidades os dejo este enlace, que os llevará a todos los demás:

http://adcpjrubio.blogspot.com/

à suivre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies