Categoría: Entrevistas

 

El desembarco de Lorenzo Mediano

El desembarco de Alah

El pasado 26 de abril, a las 19 h, Lorenzo Mediano presentó en el Salón de Actos de la CAI de Huesca su última obra: El desembarco de Alah, acompañado por el historiador Carlos Garcés y por uno de los editores de Tropo, Óscar Sipán.

Presentación en el salón de actos de la CAI de Huesca

Presentación en el salón de actos de la CAI de Huesca (foto: Diario del AltoAragón)

Esta novela arroja luz sobre una época crucial para la historia de España —el desembarco de los musulmanes en el siglo VIII—, que la escuela franquista se encargó de mitificar y que, posteriormente, la escuela democrática parece que ha olvidado aclarar de forma conveniente.

Cuando llegué a la universidad, nuestro profesor de historia medieval —alguien cuya fisonomía (moreno, barba cumplida, amplias ojeras) podría evocar la de cualquier emir árabe— nos planteó la siguiente cuestión: cuando cayó Granada en 1492, ¿quién era más español: un cristiano viejo o un musulmán que llevaba viviendo aquí ¡ochocientos años!?

Como el autor explica en la entrevista de abajo, en el 2011 se cumplió el decimotercer centenario del acontecimiento: mil trescientos años desde el día en que Tariq desembarcó con los bereberes en al-Ándalus; por eso choca que en un país como el nuestro, tan dado a celebrar cualquier cosa, no se haya realizado ni un solo acto de conmemoración. Debe ser que a nadie le interesa remover aquellas relaciones entre musulmanes, judíos y cristianos, porque en el momento actual no está el horno para demasiados bollos…

En efecto, ¿cómo encajar que la toma de Toledo por el ejército bereber —cuyos integrantes, por cierto, en su gran mayoría, eran cristianos— estuviera financiada con el dinero judío o que el propio arzobispo de la ciudad, Opas, el máximo representante de la cristiandad en Hispania, estuviera acompañando a dicho ejército en Covadonga contra don Pelayo?

Pero el interés —y la grandeza— de esta novela no solo se centra en los aspectos históricos, sino también en los literarios.

El mismo Mediano explicó en la presentación que las grandes pasiones que se desencadenan entre los personajes tienen mucho de tragedia griega, pero también entroncan con la tradición shakespeariana. Amores y odios, traiciones y venganzas atrapan a unos personajes que no pueden escapar de su nefasto destino. Tal vez precisamente por ello hayan alcanzado algunos la categoría de mito.

Otra referencia literaria que a mí se me antoja establecer al hablar de El desembarco de Alah es Guerra y paz, ya que, como en la obra de León Tolstói, la acción fluye de las intrigas y los amores palaciegos a las grandes batallas con gran maestría, dejando al lector sin aliento, pero ávido de continuar devorando la novela.

Por ello, no cabe referirse a esta obra en absoluto como ‘densa’, adjetivo que Nuria Garcés utiliza equivocadamente por ‘extensa’ en la entrevista que mantuvo con Mediano en Huesca Televisión, ya que, como el escritor explica, el lector se enfrenta a una novela en la que no hay tiempo para entretenerse en descripciones retóricas ni en otros artificios literarios que pueden servir de adorno de la acción. Se trata de acción pura, donde los diálogos de los personajes se erigen en el vehículo de transmisión de información, tanto acerca de sus sentimientos como sobre los diferentes entornos y situaciones en donde actúan los protagonistas: Roderico, Pelagio, Tariq, Musa, Egilona, Florinda, Opas, Juliano, Sisberto…

Por otra parte, el perfeccionismo de Lorenzo Mediano lo lleva a trabajar a fondo el lenguaje, a elegir cuidadosamente el léxico para ambientar aquella época remota, aunque, claro está, como él mismo se encarga de aclarar en nota interna, hubo de realizar algunas concesiones en favor de la lecturabilidad: como es lógico, si lo que se persigue es que el mensaje llegue de la mejor manera posible, no puede escribirse en latín vulgar.

Además, según confesó, también su prosa busca constantemente la musicalidad, algo que si se hace bien, como es el caso, el lector no llega a notar, aunque su inconsciente lo agradece, «como sucede con las buenas bandas sonoras del cine —dijo—, pero que si la música es mala, el resultado resulta negativo».

También habló Mediano en la presentación de muchos otros temas, que hicieron de aquel acto algo delicioso. Entre ellos, se refirió a las diversas funciones que la literatura cumple en la sociedad, además del puro goce estético:

«La literatura nos permite vivir tantas vidas como libros seamos capaces de leer.»

Y de toda la sabiduría adquirida a lo largo de nuestras múltiples existencias a través de los libros podremos beneficiarnos, sin duda, en algún momento concreto, como lo hizo él mismo, cuando, cierta vez, en Barcelona, unos asaltantes pretendían robarle el coche, pero logró rechazarlos con una lanza que llevaba de atrezo para una obra de teatro que estaba preparando, sosteniéndola a la manera de Héctor, el príncipe troyano, y declamando versos de la Ilíada: los maleantes huyeron amedrentados por «aquel loco de la lanza».

Para finalizar, me gustaría destacar el cuidado que ha puesto Tropo Editores, de Óscar Sipán y Mario de los Santos, en la edición de El desembarco de Alah, y la magnífica ilustración de la portada que ha realizado Óscar Sanmartín: mi enhorabuena para todos ellos.

… à suivre.

Àngel Font: _El crac del 2008. La crisis que cambió el mundo_

Àngel Font, cronista

Àngel Font

Àngel Font

En no pocas ocasiones, los eruditos, además de los libros, echan mano de los más variados documentos para interpretar la Historia: cartas privadas, formularios administrativos, apuntes contables, noticias…

Pero también podemos tratar de desentrañar los entresijos del devenir de la humanidad o de un pueblo accediendo a las opiniones de las personas que vivieron en una determinada época.

En esta labor se halla inmerso, desde hace veinte años, Àngel Font, de cuya faceta como novelista hablamos en la entrada anterior.

En esta segunda entrada sobre el autor, abordaremos su faceta de cronista.

Más de 7 000 entrevistas

Àngel Font con Jordi Pujol

Àngel Font con Jordi Pujol

Pocos personajes de nuestra historia más reciente no se han sentado con Àngel Font para hablar sobre los temas más importantes de nuestra contemporaneidad: muchos políticos, como los alcaldes, los presidentes de las Comunidades Autónomas o de las Diputaciones, parlamentarios y ministros, pero también rectores de universidad, abogados y personas relacionadas con el mundo de la judicatura o empresarios representativos de los sectores más diversos han mantenido entrevistas en las que analizan la realidad española y que en un proceso posterior las ha ido amalgamando y organizando para presentárnoslas en forma de libro.

De ahí surge la cuidada colección «Testimonios para la Historia» que está editada por Publi Corinti, su propia editorial.

El gran valor documental de los cuatro títulos que conforman esta colección es innegable. El primero que se publicó fue La transición política española. Los años Pujol (2003), en el que nos cuentan su visión de aquel período personajes tan relevantes como Adolfo Suárez, Santiago Carrillo, Felipe González, Fraga Iribarne, pero también Albert Boadella, Ricard Bofill, Carmen Alborch, Lluís Llach, Pilar Rahola o Juan Luis Cebrián, y así hasta completar una nómina de más de sesenta personajes que fueron protagonistas de aquella época de cambio.

010_Àngel Font_La transiciónEn 2006 aparece el segundo volumen, Rey y alcaldes. La segunda transición, en el que cerca de doscientos alcaldes y alcaldesas de toda nuestra geografía analizan la figura del rey don Juan Carlos y la evolución que ha experimentado el Estado de las Autonomías.

010_Àngel Font_Rey y alcaldesEn el tercer título, El Estado de Derecho después de 1978, publicado en 2009, el autor le toma el pulso a más de doscientos juristas que analizan la trayectoria política y social del pueblo español desde la desaparición del dictador hasta alcanzar la madurez democrática, y no se esconden a la hora de ofrecer una crítica constructiva del propio aparato legislador o del Ejecutivo ni al posicionarse ante las actuaciones del rey y el futuro de la monarquía en España.

010_Àngel Font_El Estado de derecho

El crac de 2008. 1.ª parte

A finales del pasado año 2012 aparece en las librerías la primera parte de El crac de 2008. La crisis que cambió el mundo. Aquí toman la palabra los empresarios, grandes y pequeños, que cuentan el día a día de la crisis que todavía arrastramos y que, al parecer, va para largo.

Nos hablan de sus empresas, de cómo comenzaron y de cómo fueron creciendo, hasta que llegó la gran depresión con sus graves problemas y de cómo tienen que luchar cada día para superarlos; de qué manera algunos han tenido que levantarse tras caer varias veces y todos, sin excepción, aportan posibles soluciones para superar esta dura etapa. A diferencia de los otros títulos, este cuenta con la inmediatez del presente, de lo que ocurre día a día, y resulta casi una crónica periodística, pues se habla del movimiento 15-M, del cambio de Gobierno, de la reforma laboral o de los recortes en el mismo momento que se están produciendo, lo que le aporta a la obra un incuestionable valor añadido. Tal vez por eso este título necesite el segundo tomo (de próxima aparición) que dé voz al mayor número posible de empresarios para que nos cuenten su experiencia y para que quede registrado como un nuevo testimonio para la Historia.

010_Àngel Font_Crac-2008… à suivre.

¡Enhorabuena, señor Blecua!

Pues eso, que ya tenemos a un nuevo aragonés dirigiendo los destinos de la Academia.

Os enlazo a la noticia en la página web de la RAE,  y os invito a que veáis el vídeo del Telediario.

¡Enhorabuena, don José Manuel!

…à suivre.

Heredero del Espectro. Entrevista con Fer (del grupo Plasma)

Hace algún tiempo que tengo arrumbado este oficio-sin-beneficio de bloguero en el cajón de las obsesiones perdidas, pero quiero retomarlo aquí, como mero ejercicio de disciplina escribana.

Para empezar, quisiera reeditar algunas de las entradas que publiqué en El espectro de Errol Flynn, blog colgado en la página de la Peña Alegría Laurentina, hace unos dos años, que, sin un motivo claro para mi webmaster, se fue a freír espárragos digitales, y que a mi entender, bueno o malo, merece la pena recuperar aquí.

Tales puntuales reediciones las tomaré como entrenamiento para mi e-neurona, que la tengo entre ociosa y regalada, antes de aportar aquí nuevo material.

Aquellas personas que ya se lo hayan leído, quedan eximidas de relectura y aquellas otras que no, quedan exoneradas de sus faltas: a todas amo por igual.

Ahí va la entrevista que publiqué en aquel desaparecido blog el 11/05/07 con Fernando Sanromán Escartín, cantante del grupo de pop-rock oscense

PLASMA,


«El sábado pasado, día cinco de los corrientes, me entrevisté con Fernando Sanromán Escartín.

»Algunos de vosotros os preguntaréis así, en seco, “¿y ése-quién-es?”.

»Pero si os digo que en los círculos más allegados a la barra del ambigú de la Peña se le conoce con el sobrenombre de “El Fary”, la cosa se aclara, y si añado que es el principal compositor, guitarrista y cantante del grupo Plasma, que tuvo la oportunidad de participar en el encuentro de 4 grupos de Huesca en el Jai, organizado por la comisión de fiestas del barrio de San Lorenzo de Huesca, en honor a la virgen de Monserrat, que comenté hace varias entradas en este mismo blog, la cosa queda todavía más diáfana.

»¿O no?

»Pues eso. Como es amiguete (y subrayo el verbo copulativo, y luego os explico por qué) le invité a tomar café en casa y a degustar alguna especialidad de repostería casera que prepara Mi Chica y que le salen tan deliciosas.

»El hecho de que en mi horizonte bloguero se contemple la posibilidad de ir entrevistando a todos los grupos de música de Huesca obliga a subrayar lo de “ser” [amiguete] para citarnos en mi casa, porque si no no ganaríamos para tartas de manzana.

»Y explicado esto, ya no me enrollo más. Vamos al asunto.

»A Fernando lo de la cosa musical le viene desde pequeño a raíz de una sórdida historia con una vecina muy esnob, que procuraba que todo el barrio se aprendiera de memoria la canción del verano, por el método mnemotécnico de reproducirla una y mil veces cada día, a un volumen rayano lo ilegal, ¡y así todos los veranos!. Fuere la que fuere.

»¿Que le tocaba el turno a los “Pajaritos”?, pues “pajaritos por aquí, pajaritos por allá”; ¿que ahora triunfa el “Aserejé”?, pues “aserejé-ja-dejé-dejebe-tudejebe-ande-güididipí” todo el santo día; ¿que arrasaba el sonsonete del anuncio de la ONCE, del “Jeeeefe: venacapacá”?, pues “teeengogambastengochopitostengojamoooón”

»…Y a toda cebolla y en este plan y luego pasa lo que pasa y la gente pierde los nervios y ocurren tragedias… Normal.

»Menos mal que Fernando no es para nada vengativo, porque –se me ocurre– perfectamente podía haber pinchado en su “home cinema” u otro medio de reproducción a las cuatro de la madrugada de cualquier domingo el tema “Smells Like Teen Spirit” de Nirvana o conchabarse con sus colegas de la agrupación de bombos para que fueran a rondarla interpretando alguna batucada de Carlinhos Brown o el tema íntegro “In-A-Gadda-Da-Vida” (más de doce minutos de duración) de Iron Butterfly, sin tener en cuenta los posibles daños colaterales, y entonces hubiésemos visto lo que hubiera pasado.

»Lo que sí pasó es que un buen día se creó el grupo Plasma cuyos componentes son, a saber:

– Fernando: 22 años; compone, canta, toca la guitarra y concede entrevistas, por lo que se vio recompensado con una buena dosis de tarta.
– Jorge: 24 años; compone y toca la guitarra.
– Guille; 17 años; el chico alto que toca el bajo.
– Juanra; 24 años; batería, como su padre “el Liti” y
– Raúl; 4 meses (en el grupo, se entiende); guitarra.


»P— ¿Fernando, cuándo surgió el grupo?

»R— A mediados de noviembre de 2005. Nos conocimos con Jorge a través de un mensaje en Osca Rock. Jorge conocía a Juanra, con el que tenían un local en Buñales. Luego en la academia Tchaikovsky de Tolo nos pasaron la información de que un chaval de 17 años buscaba grupo: Era Guille. El quinto Plasma, Raúl, se ha incorporado recientemente.

»P— A parte de la canción del verano con que regalaba tus oídos la vecina, ¿Cuáles son los grupos que empezaste a escuchar motu proprio y que eran los que verdaderamente te gustaban?

»R— A los dos nos gustaban grupos como Los Secretos, Nirvana, música alternativa como la de La habitación roja, Los Planetas, Piratas, Muse, The Strokers y varios más.

»Joer, qué chollo. ¡Qué cantidad y calidad de material! —pensaba yo a estas alturas de la tarta.

»P– En mi caso fueron “la Conga de Jalisco”, el “Tico-tico”, la “Raspa”… Ah, sí, y el festival de Eurovisión. Afortunadamente llegaron los Beatles y cambié de palo a la misma velocidad que se disuelve el Nesquik. Esto me pone un poco depre (pero poco) porque pienso en mi edad. ¿Esa diferencia de edades existente entre los integrantes de la banda implica también diferencia en cuanto a los gustos musicales?

»R– Había coincidencias en la onda de esos grupos que te he comentado. A mí me gustan Secretos y Piratas, La habitación roja, Niños mutantes; a Jorge le gustan Los Planetas, la música alternativa romántico-oscura como Muse; Juanra es más de Barricada, Fito, La Fuga…; a Raúl también le gustan los Secretos, los Piratas, Nirvana; Guille es más oscuro, es más de Metallica, Korn… Quedamos en el Jai para sacar letras y melodías. Jorge y yo aportamos ideas.

»P– A propósito, en el concierto del otro día por problemas de sonido no me quedé con vuestras letras. Como diría Ségolène, “quel dommage!”.

»R– Las letras son muy para llorar, no es que sean muy divertidas pero van en la onda de la música alternativa (Radio Head, Nirvana) y muy española, de grupos como Maga, Iván Ferreiro (Piratas). Los temas pueden calificarse como una autodefinición mía y de Jorge. Hablan de nuestras experiencias actuales, como el amor, evidentemente, pero exagerando los momentos tristes, un poco para acongojar a la gente.

»Cuando le pido que me recite alguna letra de memoria Fernando piensa un poco, se pone un poco nervioso y mancha un poco el mantel con café y recita algunos versos de “Angustia personal”, una de las primeras canciones:

Parece que se ha ido el sol
salgamos todos a jugar
Así me siento yo
en mi universo de soledad”


»Después dos versos de “Contando días”:

Cuando la memoria no es real
solo quedan hojas sucias de un cuaderno viejo ya.


»Y de “Frío”:

No tengo ningún armario
donde guardar estos años
pero cuando la memoria no es real…


»P– ¿Qué temas interpretasteis en el Jai Alai?

»R– “Hoy día 3”, “Momento de gloria”, “Galápago”, “Demente”, “El sur” (tema de Jorge), “Tras el cristal”, “Paréntesis del tiempo”, “David”, “Turnedó” (una versión de Iván Ferreiro) y acabamos con “Flamenco”, de los Brincos. También tocamos “Mentiras arriesgadas”, título que nos inspiró la música de cabecera de un telediario.

»Yo le comento que ese era el título de una película de James Cameron protagonizada por Arnold Schwarzenegger (o como se escriba) y Jamie Lee Curtis. Tienen en palanca la realización de una maqueta de producción propia, piensan participar en el “Pop y Rock” de Zaragoza el año que viene.

»Plasma es un grupo que está creciendo y cogiendo tablas desde que se estrenaron un 22 de diciembre del año pasado en el Centro Cívico con dos de sus canciones, junto a otros grupos de la realidad musical oscense, como lo son Neichel, Bohemian o Ciudad de Lobos.

»ElespectrodeErrolFlynn les seguirá la pista a todos ellos y mientras tanto ya sabéis:

…nos vemos en el Jai.»

Para saber qué vida lleva Plasma hoy trataré de pillar por banda otra vez a Fernando y, como ahora hay crisis, a ver si esta vez se paga unos churritos (aunque fueren congelados, me conformaría igual: no soy exigente.

…à suivre.




LA JOTICA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies