Etiqueta: Ortotipografía

de lo negro sobre lo blanco

 

Las notas de corrección

Las NOTAS DE CORRECCIÓN es un documento en el que se recogen algunas de las actuaciones que el corrector ha efectuado sobre el texto que debe corregir. No siempre ha de adjuntarse con el trabajo acabado, aunque es necesario elaborarlo cuando se realiza el primer encargo para un nuevo cliente para que conozca tu manera de actuar, a no ser que sea este quien facilite sus propias normas de estilo y ortotipográficas.
A continuación copipego un ejemplo de NOTAS DE CORRECCIÓN, por si pudiera servir de orientación a cualquiera que esté empezando en este trabajo.

NOTAS DE CORRECCIÓN

Corrección de estilo y ortotipografía de Xxxxxxxx, de Xxxx X. Xxxxx, traducido por Xxxx X. Xxxxxx, según instrucciones recibidas por correo electrónico de Xxxxxx Xxxxxxx, del departamento de producción de la editorial Xxxx el xx de xxxxx de 2012, a las 13:16 h.

Encargo terminado por Francisco Aljama Azor en Huesca, a xx de xxxxxx de 2012.

NOTA PREVIA

Con estas notas se adjuntan, además del documento corregido, cuatro archivos de imagen.png en los que se indican los pasos previos que deben darse antes de aceptar o rechazar los cambios.

Una vez efectuadas las operaciones indicadas en esos cuatro pasos, se recomienda que se vaya leyendo la opción ‘Final’ de la pestaña ‘Control de cambios’ del menú ‘Revisar’ de la aplicación Word, y activar la opción ‘Final: Mostrar revisiones’ solo cuando se desee actuar sobre el texto.

SISTEMA DE CORRECCIÓN UTILIZADO

Según las instrucciones recibidas, se ha efectuado una corrección de estilo media (limpieza y expresividad del texto) directamente sobre el documento preeditado «Xxxxxxxx.doc», creado a partir de los archivos comprimidos en el adjunto de correo recibido «Xxxxxxxx.zip».

Para ello se ha utilizando la aplicación Word 2010 (con licencia), con la herramienta de ‘Control de cambios’ activada. Los cambios marcados deberán ser aceptados o rechazados por los autores o por la persona responsable que haya designado la editorial Xxxx. Con la citada herramienta activada, las supresiones aparecen resaltadas en rojo y las adiciones en azul.

Las intervenciones realizadas se indican a continuación, con algunos ejemplos entre paréntesis, que pueden rastrearse en el documento.doc utilizando la función Ctrl+B (‘Buscar’). El símbolo Ø que aparece en algún ejemplo indica que se ha suprimido algo. Los ejemplos se han separado con plecas ( | ).

Para las cuestiones de ortografía, léxico, sintaxis y gramática en general se han seguido los criterios de la Real Academia Española (RAE) y de la Asociación De Academias de la Lengua Española (ASALE). En las cuestiones donde estas no llegan, y a falta de indicaciones específicas sobre el uso de diacríticos y otras cuestiones ortotipográficas o de estilo por parte de la editorial, se ha intervenido de manera general según las indicaciones que José Martínez de Sousa desarrolla en su bibliografía (vid. infra).

En líneas generales, atendiendo al carácter del libro y teniendo en cuenta que puede estar dirigido al mayor número posible de hispanohablantes, se ha tratado de seguir las normas y directrices lingüísticas de lo que conocemos como «español internacional», evitando en lo posible los usos de localismos.

NOTAS DEL TRABAJO DE PREEDICIÓN

El documento « Xxxxxxxx.doc», creado a partir de los archivos comprimidos, se ha preeditado a la vista del libro original inglés Xxxxxx Xxxxxx, de Xxxx X. Xxxxxxx, recibido por mensajería el xx de xxxx de 2012.

En este proceso se ha buscado mantener el estilo del original en los encabezados de página, títulos de los capítulos, imágenes y disposición de los párrafos con la mayor fidelidad posible, aunque, lógicamente, debido a las limitaciones de la aplicación Word 2010 para la edición, deberá ajustarse esta en el proceso de maquetación final.

Asimismo deberá recomponerse la paginación del índice una vez se haya elaborado la maqueta definitiva.

NOTAS DE ESTILO

CANTIDADES Y NÚMEROS

―El punto de los miles se ha sustituido por un espacio de no separación comprimido en un punto (con más de 50.000 personas y 5.000 iglesiascon más de 50 000 personas y 5 000 iglesias).

―Los números redondos (excepto en las grandes cantidades, para favorecer su lectura) se han unificado con letras, al igual que los dígitos (del cero al nueve), excepto cuando se refieren a los números de los capítulos bíblicos (planteada de forma directa en el capítulo 6 de la carta del apóstol Pablo).

―También se han expresado con letras las cantidades aproximadas (cerca de $100 millones en ventas anualescerca de cien millones de dólares en ventas anuales). [Vid. SIGNOS Y SÍMBOLOS].

FRASEOLOGÍA

―Se han reemplazado las acuñaciones sintácticas anglosajonas por otras más propias de la fraseología española (Tragué duro→Tragué saliva | requiere que nosotros nos pongamos en los zapatos de la otra persona→requiere que nosotros nos pongamos en el lugar de la otra persona | Éramos extraños compañeros de cama→Éramos unos extraños compañeros de viaje | dar volteretas de felicidad→dar saltos de alegría | no había caballos salvajes que lo pudieran arrastrar de regreso a su trabajo anterior→no había fuerza humana que lo pudiera arrastrar de regreso a su trabajo anterior).

LÉXICO

―Se ha perseguido siempre la máxima precisión y riqueza léxicas (No permitiré que ABC News … filme una gran cantidad de metraje→No permitiré que ABC News … nos grabe durante mucho tiempo [la televisión no ‘filma’, ‘graba’] | Yo había encabezado un esfuerzo nacional→Yo había encabezado una campaña nacional | como el derecho de exhibir un afiche para un acontecimiento religioso→ como el derecho de pegar carteles para anunciar un acontecimiento religioso | su impulsividad egoísta trajo un resultado irreversible →su impulsividad egoísta acarreó un resultado irreversible | el viejo escritorio de tapa de corredera→el viejo buró).

―Algunos americanismos se han remplazado por expresiones de mayor difusión en el español internacional (aeromoza→azafata | sorpresivamente →de forma sorprendente | manejar→conducir [un automóvil] | en las bancas en el partido de fútbol→en el banquillo durante el partido de fútbol | afiche→cartel | red televisora→cadena de televisión | noticiero→noticiario).

―La expresión ‘el calco heliográfico’ (blueprints, en inglés) se ha sustituido por ‘los planos’: en el capítulo 13 parece claro que el autor se está refiriendo a los planos originales del diseño de Dios, no a una copia.

―Las muletillas se han remplazado por otras expresiones o se han suprimido (confiar nuestros caminos al Señor no era simplemente un ejercicio…→confiar nuestros caminos al Señor no era Ø un ejercicio… | ¿no sería eso más digno que, simplemente, tirarme de cabeza en una carrera de trabajo secular?→¿no sería eso más digno que sumergirme sin más en una carrera de trabajo seglar?).

―El término ‘capítulo’ [ing.: chapter] se ha reemplazado por ‘cabildo’ [RAE: ‘Cuerpo o comunidad de eclesiásticos capitulares de una iglesia catedral o colegial’] en la siguiente frase: «El Comité de los Hombres de Negocios del Evangelio Completo tiene capítulos en cada esquina del globo→El Comité de Empresarios del Evangelio Completo tiene cabildos en cada esquina del globo».

―Se han eliminado los pleonasmos innecesarios (más completamente→Ø completamente | el tema más crítico→el tema Ø crítico | bebés recién nacidos→bebés Ø | una ambiciosa empresa de trabajo→una ambiciosa empresa Ø | las empresas de negocios→las empresas Ø).

―La expresión ‘el piso de la planta [de la fábrica]’ se ha remplazado por la forma correcta ‘la planta de producción’.

―Las dos posibles traducciones que se han hallado del término inglés compelling, ‘persuasiva’ y ‘apremiante’, se han unificado bajo la primera forma.

―Para el término ‘secular’ a veces se han usado diferentes sinónimos, según la ocasión, como ‘profano’, ‘mundano’, ‘laico’ o ‘seglar’.

―Se han remplazado los falsos amigos del inglés, los cognados y los anglicismos por los términos del español adecuados (Anticipé muy poco→Muy poco imaginé | hay una forma dramáticamente diferente→hay una forma muy diferente | masivos cohetes impulsores→enormes cohetes impulsores | en los talones de la gran depresión→en las postrimerías de la gran depresión | Camelot también colapso [sic] en nuestra pequeña familia→El Camelot de nuestra pequeña familia también se desplomó).

―El término ‘mercadeo’ se ha remplazado por ‘márquetin’, aceptado por la RAE.

―Se han evitado los vulgarismos o coloquialismos cuando no se han usado como un recurso expresivo, buscando conferir un tono más formal al lenguaje (gente rica→las personas adineradas | auto→automóvil, vehículo | Las regalías le siguen llegando a montones debido a su trascendental estudio y libro→su trascendental estudio y libro todavía sigue generando muchos derechos de autor).

―Se han buscado los verbos más adecuados en cada ocasión para sustituir a los comodines (haber, hacer, ser, tener, dar…→subyacer, realizar, existir, poseer, proporcionar…).

―El término ‘ministro’ [ing., minister] se ha remplazado por ‘pastor’, cuando se refiere a la dignidad eclesiástica.

―Los términos ‘entrenar’ y ‘entrenamiento’ [ing. to train] se han remplazado por ‘capacitar’ y ‘capacitación’ (o sus sinónimos), cuando se refieren al ámbito laboral (una nueva compañía para contratar y entrenar a estas personas desfavorecidas→una nueva compañía para contratar y capacitar a estas personas desfavorecidas). Se han conservado cuando se refieren a actividades físicas (Está bien entrenado y se desplaza sin correa [el perro]).

―Se han sustituido los términos mal traducidos o mal formados del inglés por los términos españoles correctos o más adecuados (cómo hacer efectivo un cheque de salario→cómo hacer efectiva la nómina).

―Se ha sustituido el verbo ‘ser’ por ‘estar’ cuando era necesario (Si bien era claro que Dios→Si bien estaba claro que Dios | Su país era menos desarrollado→Su país estaba menos desarrollado).

―Se ha unificado la variante ‘quizá’ (no ‘quizás’) cuando aparecía este adverbio de duda (forma preferida por la RAE).

MORFOLOGÍA

―Se ha evitado el uso excesivo de adverbios terminados en -mente, más característico del inglés [terminación -y] (posteriormente→después | especialmente→sobre todo | ansiosamente→con ansia).

―Se ha optado por la conservación de las secuencias de vocales dobles en el caso de los vocablos formados por prefijos, pues la nueva Ortografía permite todavía la no reducción en aquellos casos en que la simplificación articulatoria no sea mayoritaria (reemplazando).

―Se ha corregido el uso de plurales redundantes e incorrectos en castellano (Nuestras vidas, y lo que hacemos con ellas, son importantes para Dios→Nuestra vida y lo que hacemos con ella es importante para Dios).

―El uso del guion en los prefijos se ha normalizado según OLE10 (ex‑alumno →exalumno | ex director ejecutivo).

PUNTUACIÓN

―Se ha normalizado según la nueva Ortografía de RAE y ASALE. Íd. para la utilización del punto en combinación con otros signos (comillas, interrogación, paréntesis, etcétera).

―Se han eliminado las comas incorrectas ―muchísimo más abundantes en inglés―, como las que separaban el sujeto del predicado o las que aparecían ante oraciones de relativo especificativas (La integridad de la compañía, el entusiasmo de nuestros empleados y la relevancia de nuestros valores de fondo, en el mundo del trabajo diario, se plantearon de una manera clara y convincente.→La integridad de la compañía, el entusiasmo de nuestros empleados y la relevancia de nuestros valores de fondoØ en el mundo del trabajo diarioØ se plantearon de una manera clara y convincente. | Un científico en informática que trabajaba con el programa de exploración espacial Apolo, describe el impacto→Un científico de informática que trabajaba con el programa de exploración espacial ApoloØ describe el impacto | le dio vida para unas personas ansiosas de cambio, que no tomaron en cuenta el sacrificio personal→le dio vida para unas personas ansiosas de cambioØ que no tomaron en cuenta el sacrificio personal).

―También se han modificado los usos anglicistas de la coma por otros signos de puntuación, como los dos puntos, los paréntesis, etcétera [llegó en forma de una persona, Bob Cook→llegó en forma de una persona: Bob Cook | Esta experiencia, de entregarle todo a Dios y que, después, Él vuelva a ponerlo en mis manos, me trajo…→ Esta experiencia (la de entregarle todo a Dios y que, después, volviera a ponerlo en mis manos) me aportó…].

―En la numeración —de ejemplos, apartados, etcétera— se ha usado solo el paréntesis de cierre, evitándose el uso anglicista de los dos paréntesis [entre (1) el deseo de estar sirviendo a Dios… y (2) comprender la naturaleza…→entre 1) el deseo de estar sirviendo a Dios … y 2) comprender la naturaleza…].

SINTAXIS

―Se han buscado las soluciones más adecuadas para las traducciones excesivamente literales que se alejan del español (Es sencillo, llano, directo, alegre y lleno de contenido con entendimiento profundo→Está escrito con un estilo sencillo, llano, directo y alegre y su contenido está lleno de profundos conocimientos | Eso fue todo en cuanto a la Biblia por varios años→Mi relación con la Biblia se redujo a eso durante varios años | El prospecto creciente de matrimonio hizo que todo lo demás pareciera secundario→La creciente perspectiva de matrimonio provocó que todo lo demás pareciera secundario | El salmo 51 describe a un hombre, o a una mujer, de integridad, y enumera las cualidades dominantes del carácter de esta persona: él o ella anda en integridad, simboliza rectitud, y habla verdad en su corazón: “el que aún jurando en perjuicio propio, no por eso cambia”→El salmo 51 describe al hombre o a la mujer íntegros y enumera las cualidades dominantes del carácter de estas personas: él o ella se conducen con rectitud, que es sinónimo de justicia; en su corazón anida la verdad, y «no cambian ni aún jurando en propio perjuicio»).

―Se han corregido los usos incorrectos o menos preferibles de las preposiciones (un importante y singular aporte para la literatura, en el mundo empresarialuna importante y singular aportación para la literatura del mundo empresarial | que había tenido por tantos años→que había tenido durante tantos años | Dios intentó atraerme a él→ Dios intentó atraerme hacia Él).

―De igual manera se ha operado con los relativos e interrogativos (¿De cuáles maneras promueve o desanima…?→¿De qué maneras promueve o desanima…?).

―Se ha corregido el anglicismo de omitir los determinantes, necesarios en español (a encontrar nuevo significado y satisfacción en su trabajo→a encontrar un nuevo significado y la satisfacción en su trabajo | Pasamos tiempo resaltando los problemas más apremiantes→Pasamos algún tiempo resaltando los problemas más apremiantes).

―Se ha limitado el excesivo uso de los posesivos, mucho más frecuente en inglés (Mi trabajo y mi familia ocupaban la totalidad de mi tiempo El trabajo y la familia ocupaban la totalidad de mi tiempo | entre mis dos mundos→entre ambos mundos).

―Se han eliminado los pronombres personales cuando son innecesarios en español, por estar implícitos en la persona verbal (Tomó un momento, pero ahora creo que sé quién es usted./ Usted está en el mundo de los negocios./ O quiere estarlo alguna vez./ Usted es una persona de principios./ Usted quiere que su empresa, su profesión y el mundo sean mejores porque usted ha estado allí…→ Tomó un momento, pero ahora creo que sé quién es usted./ Está en el mundo de los negocios./ O quiere estarlo alguna vez./ Es una persona de principios./ Quiere que su empresa, su profesión y el mundo sean mejores porque usted ha estado allí…).

―Se han reducido las perífrasis y circunloquios (Usted encontrará formas nuevas y frescas de traer energía y significado a lo que hace día tras díaEncontrará formas nuevas y frescas de llenar de energía y significado sus actividades diarias | dadas en detalle→detalladas | pensé, con la mente en una total confusión→pensé, confundido por completo | a lo sumo, lo que podría hacer es enseñar juicios comerciales→a lo sumo, podría transmitir juicios comerciales | pudimos generar suficiente flujo de efectivo para satisfacer el pago→pudimos generar suficiente liquidez para satisfacer el pago).

―El uso excesivo de la voz pasiva, más frecuente en inglés, se ha normalizado con el uso de las oraciones impersonales, más habituales en español, o por la voz activa, cuando el caso así lo requería (pero que habían sido probadas por el tiempo→pero que se habían probado durante un tiempo | Pero fui tan deslumbrado por la bella joven canadiense→Pero me deslumbró tanto la bella joven canadiense).

―El uso de los tiempos y los modos verbales se ha normalizado (Ni se diga que la fuente de esta memorable declaración fuera grafiti garabateado en el muro mismo→Ni qué decir tiene que la fuente de esta memorable declaración se convirtió en un grafiti garabateado en el propio muro | En la década pasada se han publicado más de mil libros→En la década pasada se publicaron más de mil libros).

―Se han evitado repeticiones, cacofonías y rimas internas que no se han considerado como recurso estilístico (donde la Biblia se respetaba … eran, de algún modo, por influencia de la Biblia→donde la Biblia se respetaba … se debían, de algún modo, a la influencia de este libro | era completamente insensato por mi parte separar mi vida en dos partes→era del todo insensato por mi parte separar mi vida en dos facetas | antes de aceptar que había quedado impactado→antes de aceptar que me había impactado | el cual, con el tiempo, resultó fatal→que, con el tiempo, resultó fatal | Está bien entrenado y corre sin una correa→Está bien entrenado y se desplaza sin correa).

―Se han eliminado las redundancias (ver a las personas de la manera como Dios lo hace→ver a las personas Ø como Dios lo hace).

―El uso transitivo de verbos como ‘aplicar’ se ha corregido a su uso pronominal cuando ha sido necesario (Lo que aplica a las relaciones cercanas→Lo que se aplica a las relaciones cercanas).

―Se ha reforzado la expresividad de la sintaxis añadiendo los conectores necesarios, evitando así el carácter excesivamente telegráfico del texto en algunas ocasiones.

―Se ha evitado la implicación del narrador en el discurso cuando no es preciso (Estas apreciaciones profundas no han venido en dosis grandes→ En general [Typically], estas apreciaciones no llegaron en grandes dosis | el camino hacia una relación plena con Dios viene a través de un tipo de muerte→el camino hacia una relación plena con Dios llega a través de un tipo de muerte).

―La locución adverbial ‘qué tan(to)’ se ha reemplazado por la forma equivalente ‘cuán’ (comencé a notar qué tan drásticamente estaba cambiando→comencé a notar cuán drásticamente estaba cambiando |¿Qué tan realista es querer aplicar …→¿Cuán realista resulta querer aplicar…).

VARIOS

―Se ha corregido el orden de cercanía de los demostrativos (en el espacio o en el tiempo): este = más cercano, ese = un poco alejado, aquel = más alejado (Durante ese breve período→Durante aquel breve período).

―Las frases hechas o expresiones típicas del inglés, que nada significan en español, se han intentado sustituir por otras más adecuadas y comprensibles (tenía los tacones espirituales fuertemente clavados en un punto…→mis convicciones espirituales estaban fuertemente asentadas…).

―Se han insertado como N. del T. (nota del traductor) las siguientes notas al pie: n.º 5, para explicar que Xxxxxxx Xxxxxx falleció el xx de xxxxx de 2012, después de publicarse el original; n.os 6, 7, 8 para reubicar referencias bibliográficas.

―Se han sustituido los topónimos estadounidenses que cuentan con tradición hispánica [St. Louis→San Luis (Misuri)].

―Las unidades anglosajonas de medida se han convertido a las del sistema métrico de forma aproximada (cien yardasunos cien metros). Cuando se trata de cantidades simbólicas se ha escogido alguna equivalente en castellano, aunque no coincida de manera exacta, para dar una idea de lo que el autor intenta comunicar (fue como si me quitaran un peso de mil libras [»450 kg] de los hombros→fue como si me quitaran un peso de una tonelada [=1 000 kg] de los hombros).

―Se han comprobado todas las referencias bíblicas del documento.

―Se han corregido el queísmo y el dequeísmo (Nos percatamos, a través de este esfuerzo, que algunas ideas…→Nos percatamos, a través de este esfuerzo, de que algunas ideas…).

―Se han corregido los barbarismos y solecismos.

NOTAS ORTOTIPOGRÁFICAS

ABREVIATURAS, SIGLAS Y SÍMBOLOS

―Se ha unificado la abreviatura de ‘Nota del traductor’ como ‘N. del T.’

BIBLIOGRAFÍA

―La notación de las referencias bibliográficas se ha completado cuando ha sido posible, y se ha unificado tal y como se ha efectuado en las presentes notas de corrección, según el siguiente modelo: APELLIDO DEL AUTOR, Nombre: Título de la obra, Ciudad (País): Editorial, año; n.º de edición; colección; páginas; tomo.

COMILLAS

―Se han sustituido las inglesas ―tipográficas o rectas― [“ ”, ” “] por las latinas o angulares [« »]. Si dentro de estas había texto entrecomillado, se han usado según el siguiente rango: « “ ‘ ’ ” » [angulares-inglesas-simples-simples-inglesas-angulares]

―Las comillas angulares se han utilizado para marcar las citas cortas o las palabras a las que se les quiere conferir algún matiz especial (yo necesitaba «nacer de nuevo» | Con demasiada frecuencia, «coincidía» conmigo). También se han utilizado en las remisiones a los diferentes títulos de los  capítulos o partes del libro (…la segunda parte, «Panorama general»).

―Se han utilizado las comillas simples (‘ ’) para indicar que una palabra, sintagma o frase están empleados en su valor conceptual (la palabra ‘integridad’ se menciona nueve veces; ‘humildad’, once veces; y ‘justicia’, en unas notables veintinueve ocasiones).

―Se han suprimido estas en los usos anglicistas que no tienen correspondencia en español (alternativas “contemporáneas”→alternativas contemporáneas).

CURSIVA (En los ejemplos aquí citados aparecen en redonda, para diferenciarlos del resto del texto de los ejemplos mencionados)

―Se ha respetado el uso de la cursiva cuando el autor desea resaltar algún término (Algunas palabras claves son construir, excepcionales, servir, clientes, valores bíblicos).

―Se ha normalizado en los títulos de libros, publicaciones periódicas y denominaciones de programas de televisión (… en su programa Enfoque a la familia | el periódico Wall Street Journal).

―También se han unificado de cursiva  los helenismos y extranjerismos (Oikos quiere decir ‘casa’, y nomia tiene el significado de ‘poner en orden’).

FECHAS Y HORAS

―Expresiones como ‘los 60’ o ‘los 60’s’, que hacen referencia a décadas concretas, se han normalizado y unificado con letras (los sesenta).

―Las referencias a los siglos se han normalizado y unificado con números romanos, en versalitas (el siglo decimotercero→el siglo XIII).

―Las horas se han unificado en letras cuando son horas exactas (La llamada telefónica llegó a las 2:00 a.m.→Recibí una llamada telefónica a las dos de la madrugada).

MAYÚSCULAS, VERSALITAS Y MINÚSCULAS

―Los teónimos se han unificado con mayúscula inicial. Asismismo los pronombres personales que los sustituyen (Señor, Él, Padre celestial…).

―Los títulos de los libros sagrados se han unificado de redonda y con mayúscula inicial (El Talmud judío, la Biblia, el Nuevo Testamento).

―Para el término ‘evangelios’, en plural, se ha usado la minúscula inicial.

―El sustantivo ‘tierra’ se ha unificado con minúscula inicial (al crear los cielos y la tierra | La palabra ‘tierra’, tal como la usó el profeta, lo incluía todo y a todos los habitantes del planeta); excepto cuando aparece en un contexto astronómico (poner a un hombre en la Luna y hacerlo regresar a salvo a la Tierra).

―La denominación de un estudio concreto se ha unificado con mayúsculas (Ingeniería).

―‘Iglesia’ se ha unificado con mayúscula inicial cuando se refiere a una comunidad (Iglesia Episcopal Trinity) y con minúscula cuando aparece en plural o cuando hace referencia a un templo físico (para que asistiera a la iglesia de forma regular).

―‘Palabra’ se ha unificado con mayúscula inicial cuando equivale a ‘Evangelio’.

―El término ‘reino’ se ha unificado con mayúscula inicial cuando se refiere al de Dios.

―La expresión ‘segunda guerra mundial’ se ha unificado con minúsculas iniciales (DUMM y OLE10).

―Los términos ‘corintios’ y ‘filipenses’ se han unificado con minúscula cuando tenían valor de gentilicios, pero con mayúscula cuando correspondían a los nombres de los libros bíblicos (cuando dijo a los corintios que…, pero 1 Corintios 12:27-31).

―Las versalitas se han utilizado en las siglas {[Instituto Tecnológico de Massachusetts] MIT→MIT | [Standard Oil Company de Ohio] (Sohio)(SOHIO)}, en los números romanos (siglo XIII) y en los apellidos de las referencias bibliográficas (Eckerd, Jack y Charles Colson:). Para otros usos: ver títulos.

[Nota: la tipografía de este blog no tiene versalitas.]

SIGNOS Y SÍMBOLOS

―Se han unificado los porcentajes en cifras seguidas del signo de porcentaje (%), que se ha separado de esta por un espacio de no separación comprimido en un punto (y dieron 200 por ciento para hacerlo realidad→y dieron el 200 % de sí mismos para hacerlo realidad).

―El símbolo del dólar ($) se ha desarrollado (una política de dar $1000→una política de ofrecer mil dólares).

TÍTULOS

A la vista del original, se ha intentado reproducir los estilos de los títulos de las diferentes partes, capítulos y apartados tal y como aparecen en él. (Vid. notas del trabajo de preedición).

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

RECURSOS BIBLIOGRÁFICOS CONSULTADOS

DICCIONARIOS:

  1. Casares, Julio, Diccionario ideológico de la lengua española, Barcelona: Ed. Gustavo Gili, 2007.
  2. Diccionario de americanismos, Lima (Perú) Asociación de Academias de la Lengua Española-Santillana, 2010.
  3. Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española (DRAE), Madrid: Ed. Espasa Calpe, 1994; vigésima primera edición.
  4. Diccionario en línea de la página web de la Real Academia Española (RAE) <http://buscon.rae.es/draeI/>.
  5. Martínez de Sousa, José: Diccionario de uso de las mayúsculas y minúsculas (DUMM), Gijón: Ed. Trea, 2010; 2.ª edición.
  6. Moliner, María: Diccionario del uso del español (DUE), Leganés (Madrid): Ed. Gredos, 2004; 2ª edición.
  7. Seco, Manuel, Olimpia Andrés y Gabino Ramos: Diccionario fraseológico documentado del español actual. Locuciones y modismos españoles (DFE), Madrid: Ed. Aguilar, 2004.
  8. Seco, Manuel, Olimpia Andrés y Gabino Ramos: Diccionario abreviado del español actual, Madrid: Ed. Aguilar, 2000.
  9. Slager, Emile: Diccionario de uso de las preposiciones españolas, Madrid: Ed. Espasa Calpe, 2007.
  10. Gran diccionario Oxford Español-Inglés, Inglés-Español, Oxford: Oxford University Press, 2008; 4.ª edición.
  11. Longman Synonym Dictionary, Essex: Longman Group uk Limited, Fourth impression 1989.

GRAMÁTICAS:

  1. Alarcos Llorach, E.: Gramática de la lengua española (GLE), Madrid: Real Academia Española-Espasa Calpe, 1994; Col. Nebrija y Bello.
  2. Nueva gramática de la lengua española (NGLE), Madrid: Asociación de Academias de la Lengua Española-Espasa Calpe, 2009.
  3. Seco, R.: Manual de gramática española (MGE), Madrid: Aguilar, 1973

MANUALES Y LIBROS DE ESTILO:

  1. Manual del español urgente, (meu), Fuenlabrada, Madrid: Cátedra-Fundación del Español Urgente (fundéubbva), 2008; decimoctava edición corregida y aumentada del Manual de estilo de la Agencia efe.
  2. Martínez de Sousa, J.: Manual de estilo de la lengua española (mele), Gijón: Ed. Trea, 2001; 3.ª edición.
  3. Rodríguez-Vida, Susana: Curso práctico de corrección de estilo, Barcelona: Ed. Octaedro, 2006; 2.ª edición.
  4. Gómez Torrego, Leonardo: Hablar y escribir correctamente, Madrid: Arco Libros, 2009; 3.ª edición; tomos I y II.
  5. Ortografía de la lengua española, Madrid: Espasa-RAEy ASALE, 2010. 1.ª edición (OLE10).

VARIOS

ALGUNOS DE LOS RECURSOS ELECTRÓNICOS CONSULTADOS

<http://bibliaaldia.blogspot.com.es/>

<http://books.google.es/>

<http://es.wikipedia.org/>

<http://losmensajeros.com/Biblia-al-Dia/>

<http://www.biblegateway.com/>

<http://www.biografiasyvidas.com/biografia/k/kennedy.htm>

<http://www.christianbook.com/assumptions-that-affect-our-lives/christian-overman/9780974342573/pd/342572>

<http://www.enotes.com/history/q-and-a/why-kennedy-presidency-called-camelot-287666/>

<http://www.fundeu.es/>

<http://www.wikilengua.org/index.php/Top%C3%B3nimos_de_Estados_Unidos>

NOTA FINAL

Se aclarará cualquier duda que pueda surgir a través de la dirección de correo electrónicopacoaljama@gmail.com.

Como es lógico, cada corrector puede aplicar los criterios que estime oportunos y la editorial podrá acerptar o rechazar los cambios propuestos. Se trata de justificar las actuaciones realizadas. Tal vez no sea necesario elaborar tanto unas notas de corrección, aunque en algunos casos puede ser conveniente.

Por último, deseo agradecer a la Editorial CLIE que me haya concedido el permiso para publicar estas notas. Los nombres de los autores y el título del libro se han ocultado.

… à suivre.

Videoconferencias de Oriol Nadal para el Primer congreso internacional de correctores de textos en lengua española

Cuelgo aquí un conjunto de seis videoconferencias de Oriol Nadal, corrector de textos con veinte años de experiencia, que preparó para el Primer congreso internacional de correctores de textos en lengua española, celebrado en la el Aula Magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, los pasados días 14, 15 y 16 de septiembre, titulado El pasado del presente. Manuales tipográficos y orígenes de las normas del corrector.

Que los disfrutéis.

…à suivre.

P. S.: Gracias a Oriol por todas tus doctas y generosísimas aportaciones a la Unión de Correctores.

Las siglas. 3.ª parte: lectura y escritura

Abordo en este espacio que le concedo a mi otium litteratum la tercera entrada sobre las siglas, que se refiere a los problemas que nos presentan su lectura y su escritura.

Tanto la OLE2010[1] como la OOTEA[2] coinciden en las distintas posibilidades de lectura de las siglas, atendiendo a la naturaleza de los componentes que las forman y a la secuencia gráfica que resulta de ellos.

Básicamente podemos reducir estas posibilidades de lectura a tres: por deletreo, por silabeo o mediante una combinación de ambos procedimientos.

José Martínez de Sousa ya aborda el problema de su lectura cuando establece una clasificación entre siglas silábicas, cuando pueden leerse como una palabra normal, y consonánticas, aquellas cuya lectura solo sea posible mediante el deletreo, «aunque comprendan alguna vocal» (OOTEA, p. 211).

En el caso de las siglas leídas mediante el deletreo, la nueva Ortografía explica que cada uno de los componentes que la integran conserva su acento prosódico (c. V.3.3.2, p. 580): DNI [dé-éne-í][3]. A cada letra, en este caso, debe darse el nombre que le corresponde, sin tener en cuenta su valor fonológico. Si está compuesta solo por vocales es posible realizar dos lecturas: OEA [oéa], [ó-é-á]. En este caso, lógicamente, su lectura podrá variar dependiendo de las distintas áreas hispanohablantes: TV [té-bé], [té-úbe].

En un cuadro de información adicional nos informa la OLE2010 (p. 581) que si la sigla que se deletrea total o parcialmente es de uso generalizado, «a menudo se traslada a la escritura su pronunciación, dando lugar a una nueva palabra»: cederrón < CD-ROM. A las siglas que comienzan por s- seguida de consonante se le incorpora «normalmente» una e protética: SGAE [esgáe]. Para la lectura concreta del ejemplo PSOE [pe-sóe], las Academias consideran que se da un caso de combinación de deletreo y silabeo, en vez de considerar que, para poder silabear se le añade una e epentética, como opina Martínez de Sousa, quien también observa la posibilidad de que, en estos casos, simplemente no se pronuncie la inicial [sóe] (OOTEA, p. 216).

En cuanto a las siglas leídas por silabeo observa OOTEA que a veces «es preferible deletrearlas, con objeto de no confundir al oyente»: FITP [éfeítépé], no [fítp][4]. Como vimos en la entrada anterior, este tipo de siglas las Academias lo denominan acrónimos, que se leen como cualquier palabra (RAE [rráe], FIFA [fí.fa]), aunque sus componentes representen distinto valor fonológico en la expresión originaria: AFORE [afóre], por Administradora de Fondos para el Retiro: la R en esta sigla es vibrante simple y en la expresión compleja es múltiple. El acento prosódico suele recaer aquí en la penúltima sílaba, porque, para las Academias, «la mayoría de las palabras españolas acabadas en vocal son llanas», pero para Martínez de Sousa (OOTEA, p. 216), que también constata este hecho, la razón es, simplemente, que «ninguna sigla lleva tilde»; este además precisa que también son llanas si acaban en n, en m o en s, «salvo que a estas letras les preceda otra consonante: IFALS [ifáls]» (International Federation of Arts, Letters, and Sciences), aunque hay excepciones si terminan en -m, como INEM [iném]; y son agudas cuando acaban en consonante que no sea n o s, como IATUL [iatúl] (International Association of Scientific and Technological).

Si las siglas leídas por silabeo han sido incorporadas desde otra lengua, sigue diciendo OLE2010 en la página 581, puede también conservar su acento etimológico: láser. Este ejemplo ―un acrónimo para las Academias, admitido ya en el DRAE92[5]―, no se ajusta al concepto que de siglas tiene Martínez de Sousa, sino al de siglónimos. La distinta consideración que los acrónimos reciben en una y otra obra queda explicada en la anterior entrada sobre la definición de las siglas.

Las Academias también explican la prosodia para otros casos concretos: si en la formación de la sigla se incluyen cifras u otros signos (siglas alfanuméricas, para Sousa), suele deletrearse la parte alfabética y nombrarse la cifra o el signo (MP3 [éme-pé-trés], I+D [í-mas-dé][6]), que pueden ser «seleccionados únicamente por su equivalencia fonética»: P2P, peer two (to) peer, ‘de igual a igual, entre iguales’ (OLE2010, p. 582).

La nueva Ortografía señala finalmente que puede desarrollarse en la lectura la expresión compleja de la que procede «(…) cuando la sigla no es muy conocida o su finalidad principal es ahorrar tiempo y espacio en la escritura»: RAE [rráe] o Real Academia Española. También, lógicamente, podremos realizar la lectura de todas las siglas desarrollando todo el sintagma al que hacen referencia sea cual fuere su composición, aunque esto no lo indique la OLE2010.

En cuanto a su escritura el parecer de las Academias ha cambiado respecto a lo que todavía recoge el DPD (Diccionario panhispánico de dudas) en su versión digital s. v. ‘sigla’:

Las siglas se escriben hoy sin puntos ni blancos de separación. Solo se escribe punto tras las letras que componen las siglas cuando van integradas en textos escritos enteramente en mayúsculas: memoria anual del c.s.i.c.

Ahora en el c. V.3.3.4, «Ortografía y otras normas de escritura» (OLE2010, p. 583) dice:

a) En la actualidad, las siglas se escriben sin puntos ni blancos de separación, incluso cuando se integran en textos escritos enteramente en mayúsculas: CALENDARIO FISCAL PARA EL PAGO DEL IRPF.

Las Academias hacen suya la consideración que bajo forma de crítica expone OOTEA en la página 212, que considera la norma expresada en el DPD como carente de uso y de sentido.

Hay coincidencia en ambas obras, OLE2010 y OOTEA, en cuanto a que las siglas no deben llevar nunca tilde pero encontramos una gran divergencia de pareceres en cuanto al tipo de letras que deben representarlas. OLE2010 sigue insistiendo en que deben escribirse siempre enteramente en mayúsculas «las siglas cuya representación gráfica impide su lectura secuencial» (siglas propias, en la denominación de Sousa). Insiste y abunda en ello en la página 510 cuando habla del uso de las mayúsculas y minúsculas para formar siglas, porque «su escritura característica enteramente en mayúsculas (…) permite distinguir con claridad las siglas del léxico común (…)». Aquí es consecuente con lo que se dice en el DPD, pero para Sousa, aunque no rechaza su escritura con mayúsculas, es mucho más conveniente escribir este tipo de siglas en versalitas porque «en una página donde aparezcan varias siglas, la presencia de tantas mayúsculas juntas desestabiliza la visión ponderada del resto de la página, en el que las mayúsculas son solo esporádicas normalmente» (OOTEA, p. 212).

Sobre las letras versalitas quiero hacer aquí un comentario que me parece importante. Mientras que el DRAE, en su versión electrónica, define a la versalita como «Mayúscula igual en tamaño a la minúscula de la misma clase» la nueva Ortografía (p. 447) considera a esta letra como «una variante tipográfica de carácter híbrido, caracterizada por presentar la misma forma que la mayúscula con una altura similar a la de la minúscula». Hasta ahí, bien, pero a renglón seguido añade:

A pesar de su apariencia, la versalita es una variante estilística de la letra minúscula por lo que, al utilizar la versalita, debe mantenerse la mayúscula inicial en aquellas palabras que la requieran (…) [subrayado mío].

Esto equivale a decir que la versalita, si no malentiendo, es una letra minúscula (¡?), lo que chocaría frontalmente tanto con la definición del DRAE como con la definición que ofrece la OOTEA[7], para la que las versalitas «siguen siendo mayúsculas, no se olvide(…)» (p. 212).

La lexicalización de los acrónimos —en el sentido académico del término— implica que se escriban como cualquier palabra normal: con inicial mayúscula y el resto en minúsculas, cuando son nombres propios (Unicef), o enteramente en minúsculas, cuando son nombres comunes (opa, tac). Los dígrafos que se integran en las siglas conservan la mayúscula únicamente en la primera grafía.

Al «Uso combinado de mayúsculas y minúsculas en siglas y acrónimos» le dedica la OLE2010 un punto aparte (c. IV, 4.3.1), donde observa que cada vez es más frecuente esta mezcla, pese a que «la norma tradicional prescribe su escritura enteramente en mayúsculas» (p. 511). Este tipo de formaciones híbridas son muy comunes, según Martínez de Sousa, en las siglas impropias y dice que «se debería elegir un criterio por parte de todos los periodistas, traductores y escritores, con objeto de introducir coherencia interna en el sistema de la escritura de la lengua» (OOTEA, p. 213). Tal vez esa función también debería haberla hecho suya la asociación de Academias, que se limita a decir más abajo que ese uso excepcional «resulta admisible».

Al respecto de la división al final de línea de las siglas propias también existe discrepancia entre la OLE2010 y la OOTEA. Las Academias insisten en que «sea cual sea su lectura, las siglas escritas enteramente en mayúscula nunca deben dividirse con guión final de línea». Esta afirmación sigue sin estar justificada. Sousa en cambio no «ve razón alguna para no poder dividir UNES- / CO, como, cuando se escribe con solo mayúsculas, se pueden dividir ACA- / DE- / MIA, CO- / MAN- / DO, etcétera» (OOTEA, p. 115).

à suivre.


[1] RAE y ASALE, Ortografía de la lengua española (Espasa, Madrid, 2010).

[2] José Martínez de Sousa, Ortografía y ortotipografía del español actual (Trea, 2.ª ed., Gijón, enero 2008).

[3] Si no se indica lo contrario, todos los ejemplos son de OLE2010, aunque aparezcan aquí sin entrecomillar y sin ninguna otra marca ortotipográfica. No desarrollo aquí las siglas cuyo significado es sobradamente conocido.

[4] Esta sigla puede tener varios desarrollos, como Federazione Italiana Tradizioni Popolari, Firearms Instructor Training Program, Forward Into The Past, etcétera.

[5] RAE, Diccionario de la lengua española, Ed. Espasa Calpe, Madrid, 1992.

[6] Sic, sin tilde en ‘mas’, p. 581.

[7] La versalita «(…) es la letra versal pequeña, es decir, la que tiene forma de versal o mayúscula, pero que es más pequeña, en torno al 82 % del tamaño de esta (aproximadamente, el tamaño de la minúscula). (…) se trata de una letra que, pese a que su tamaño es inferior al de la correspondiente mayúscula (es decir, la mayúscula del mismo cuerpo), sus astas tienen las mismas dimensiones en anchura. Esta característica dota a la versalita de una rara hermosura» (OOTEA, p. 415).

Las siglas. 2.ª parte: formación

La nueva Ortografía (OLE2010[1]) explica los procedimientos para la formación de las siglas en el punto 3.3.1 del capítulo V (pp. 579-580), que se pueden resumir así[2]:

1.       «(…) yuxtaposición de las iniciales de las palabras con carga semántica (normalmente sustantivos y adjetivos, pero también adverbios) que integran la expresión compleja a partir de la que se originan»: ONG (organización no gubernamental).

2.       Adición o prescindencia de alguna letra del comienzo de algunos de los términos a las iniciales: CINDOC (Centro de Información y Documentación Científica), MUFACE (Mutualidad General de Funcionarios de la Administración Civil del Estado).

3.       Unión de elementos compositivos de una única palabra, «especialmente en el ámbito científico-técnico»: DDT (diclorodifeniltricloroetano).

4.       Inclusión de las iniciales de las «palabras gramaticales (las que carecen de contenido léxico) como artículos, conjunciones y preposiciones», tengan o no una importante carga significativa: MSF (Médicos Sin [sic, con mayúscula inicial] Fronteras), ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias).

5.       Intervención ocasional de elementos no alfabéticos, como cifras u otros signos: MP3 (Moving Picture Experts Group versión 3), 3D (tres dimensiones), 11-S (11 de septiembre), I+D (investigación y desarrollo). «Las siglas pueden contener cifras o signos seleccionados únicamente por su equivalencia fonética»: P2P (peer two [to] peer, ‘de igual a igual’).

6.       Utilización de determinantes para indicar el plural cuando representan un único referente (los DNI); o adición de las marcas –s o –es cuando «corresponden a expresiones nominales comunes, y no a nombres propios (…) en la lengua oral: [oenegés] = ‘organizaciones no gubernamentales’», o cuando son «acrónimos lexicalizados», considerados «palabras plenas a todos los efectos(…): ovnis (acrón. pl. de objeto volador no identificado), tacs (acrón. pl. de tomografía axial computarizada).

El problema de la formación de las siglas también es abordado por otros autores[3], como José Martínez de Sousa, en OOTEA[4], quien va, otra vez, mucho más allá que la nueva Ortografía.

Sousa ofrece una clasificación detalladísima de las siglas, contempladas bajo diferentes puntos de vista en torno a su formación, y da ejemplos de todas ellas (pp. 211 y 212):

— por el número de letras que las componen: desde monolíteras (monograma), constituidas por una sola letra, hasta heptalíteras (heptagrama), constituidas por siete. Aquí se recoge el ejemplo erróneo de ‘INAPE’, de cinco letras, en las hexalíteras, para las que podría muy bien servir como ejemplificación cualquier otra sigla de seis letras (v. gr. UNESCO).

— por el tipo de constituyentes: solo letras [alfabéticas, término no citado], o letras y números (alfanuméricas).

— por su lectura: silábicas o consonánticas.

— por su formación: propias o estrictas (siglas obtenidas por el primer procedimiento contemplado en OLE2010), e impropias o sigloides (que serían las obtenidas por el segundo). Sousa incluye a los verbos en el grupo de palabras con carga significativa que intervienen en la formación del primer tipo, que OLE2010 olvida mencionar. Los ejemplos del tercer tipo de formación que cita OLE2010 (DDT) son considerados por Sousa como siglas propias, puesto que se toman las iniciales de los componentes de un compuesto.

La razón que ve la nueva Ortografía de las Academias para que se incluyan las iniciales de las palabras gramaticales sin carga semántica es que así se facilita «su pronunciación como palabras», y explica en cuadro de información adicional que «En los últimos tiempos es bastante frecuente que (…) se busque la coincidencia de la sigla resultante con una palabra del léxico común» (AVE, Alta Velocidad Española), y observa la resistencia a la minusculización de este tipo de acrónimos[5]. Esta última afirmación parece no estar justificada porque, al referirse a los últimos tiempos, no se puede saber todavía si son o no resistentes a la minusculización.

Las Academias no consideran obligatorio la presencia del guion en las siglas formadas mediante el quinto procedimiento —intervención de cifras u otros signos— y nos remite al punto 4.1.1.2.7 del capítulo III (p. 422), que se refiere al uso del guion en expresiones, siglas en este caso, que combinan cifras y letras, donde dice que es admisible «prescindir del guion sin dejar espacio», pero aquí «el uso del guion, aunque correcto, no es preceptivo»: H1N1 (hemaglutinina tipo 1 y neuraminidasa tipo 1). Al respecto del uso del guion en las siglas, sin embargo, la Ortografía no nos remite al punto 4.1.1.2.6.a (p. 420), donde nos habla del uso de este signo en siglas prefijadas, donde, como excepción, sí lo considera obligatorio «para evitar la contigüidad de minúsculas y mayúsculas en interior de palabra: mini-PC,(…) anti-OTAN». Martínez de Sousa le dedica al tema del uso del guion en las siglas el punto 10.5.20.2.4 (p. 365 de OOTEA), donde dice que «(…) el guion cumple una función unitaria, paso intermedio entre la escritura en términos separados (20 N) y unidos (20N)» e indica que «La grafía habitual hace uso de las tres formas: 20-N, 20N o 20 N». A este tipo de guión lo denomina «guion prepositivo».[6]

En cuanto al accidente gramatical de número, la invariabilidad de las siglas que representan a un único referente no pasa de ser una recomendación de la nueva Ortografía, aunque está fundamentada en la intención de evitar las posibles confusiones que podrían darse en el caso de añadir una -S mayúscula, a la que podría considerarse la inicial de otra palabra; o de salvar la mezcla de «grafemas en mayúscula y en minúscula, algo rechazado por nuestro sistema ortográfico en la escritura general, (salvo en los casos preceptivos de mayúscula inicial)» si se le añadiera una ‑s minúscula para formar el plural.

Aunque esta última cuestión de mayúsculas, minúsculas y versalitas la analizaré con más detenimiento en la siguiente entrada, sobre la lectura y escritura de las siglas, creo conveniente adelantar aquí que Martínez de Sousa constata «casos en que debe aplicarse a una sigla una grafía mixta; es decir, en la que entre las versalitas puede aparecer una minúscula», como en CiU (Convergència [Democràtica de Catalunya] i Unió [Democràtica de Catalunya] o en ETAm (ETA Militar) (p. 213). Aunque estos ejemplos, lógicamente, no son ilustrativos para hablar del plural, sí son válidos para hacernos suponer que, en las siglas, la mezcla de grafemas en mayúsculas –o versalitas— y minúsculas se debería aceptar con naturalidad.

Nada dice la nueva Ortografía del género de las siglas y acrónimos. Esta omisión sorprende un poco, aunque el DPD-e[7] viene en nuestro auxilio cuando explica esta cuestión s. v. ‘sigla’:

4. Género. Las siglas adoptan el género de la palabra que constituye el núcleo de la expresión abreviada, que normalmente ocupa el primer lugar en la denominación: el FMI, por el «Fondo» Monetario Internacional; la OEA, por la «Organización» de Estados Americanos; la Unesco, por la United Nations Educational, Scientific and Cultural «Organization» (‘Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura’). Las siglas son una excepción a la regla que obliga a utilizar la forma el del artículo cuando la palabra femenina que sigue comienza por /a/ tónica (→ el, 2.1 y 2.3a); así, se dice la AFE (y no el AFE), por «Asociación» de Futbolistas Españoles, ya que la palabra asociación no comienza por /a/ tónica.

Y s. v. ‘acrónimo’:

4. La mayoría de los acrónimos formados por la unión de elementos de dos o más palabras han adoptado el género masculino, incluso cuando, en la traducción, la palabra núcleo de la expresión extranjera abreviada es femenina; así, se dice un púlsar, a pesar de que estrella (ingl. star) es femenino; un quásar, a pesar de que fuente (ingl. source) es femenino. A veces, el masculino se explica por sobrentenderse un concepto masculino elidido: el [rayo] láser, a pesar de que luz (ingl. light) es femenino. Por el contrario, los acrónimos que se originan a partir de siglas adoptan normalmente el género de la palabra núcleo de la denominación completa: la uci (porque unidad es palabra femenina), el sida (porque síndrome es palabra masculina) (→ sigla4).

El DPD-e no explica casos como el de tac (acrón. pl. de tomografía axial computarizada), de género masculino, aunque la palabra núcleo de la expresión, ‘tomografía’ es de género femenino y aquí no se ve que se elida ningún término, aunque tal vez pudiéramos explicarnos el cambio de género en este caso por la terminación consonántica del siglónimo.

Todos estos posibles procedimientos vistos para la formación de las siglas nos conducen a pensar si no sería susceptible de revisión el artículo ‘sigla’ del DRAE en su próxima nueva edición que ahora, como se recordará de la entrada anterior, define así:

1.       Palabra formada por el conjunto de letras iniciales de una expresión compleja;
2.       Cada una de las letras que la componen;
3.       Cualquier signo que sirve para ahorrar letras o espacio en la escritura,

y, como también se recordará, la OLE2010 omite la trecera acepción.

à suivre.



[1] RAE y ASALE, Ortografía de la lengua española (Espasa, Madrid, 2010).

[2] Los ejemplos citados son de la Ortografía, aunque aparezcan aquí sin entrecomillar y sin ningún resalte ortotipográfico.

[3] Casado Velarde, Manuel: «Creación léxica mediante siglas», Revista Española de Lingüística, 1 (1979a), 67-88; Calvet Louis-Jean: Les sigles, París, PUF, 1980 (Que sais-je?, 1811); etcétera, citados en la bibliografía de OOTEA (p. 515).

[4] José Martínez de Sousa, Ortografía y ortotipografía del español actual (Trea, 2.ª ed., Gijón, enero 2008).

[5] Como ya vimos en la entrada anterior, OLE2010 considera a los acrónimos un tipo particular de siglas.

[6] Los cometidos de este guión los explica OOTEA en el punto 5.20.2 del capítulo 10, «Signos ortográficos», pp. 364-365.

[7] Diccionario panhispánico de dudas, versión electrónica.

Las siglas. 1.ª parte: definición

Abordo en esta prometida entrada el complejo tema de las siglas y el tratamiento que les da la nueva Ortografía de la lengua española.

Y digo complejo por la extraordinaria proliferación que en la actualidad tiene este recurso gráfico y léxico en el mundo de la comunicación escrita y por la diversidad de los métodos que para su formación están registrados, lo cual dificulta todavía más cualquier intento de definición estricta y, por ende, su clasificación.

Al objeto de que la entrada no resulte excesivamente larga para el amable lector que pudiera acercarse a leerla, analizo el tema por partes, definición, formación y lectura y escritura. En esta primera hablamos de las cuestiones relativas a la definición de las siglas.

Para conocer su significado, en primer lugar nos acercamos al Diccionario de la Real Academia Española, en su versión electrónica (DRAE-e)[1], donde bajo la voz sigla, en artículo no sometido a revisión, constatamos tres acepciones:

1. Palabra formada por el conjunto de letras iniciales de una expresión compleja;
2. Cada una de las letras que la componen;
3. Cualquier signo que sirve para ahorrar letras o espacio en la escritura.

La nueva Ortografía (OLE2010)[2] recoge en su definición los dos primeros significados, pero obvia el tercero, y concreta que «el término sigla se emplea hoy casi exclusivamente con el primer sentido indicado» (p. 577).

J. Martínez de Sousa en su obra Ortografía y ortotipografía del español actual (OOTEA), entiende igualmente por sigla tanto a la formación léxica formada por «la yuxtaposición de iniciales de un enunciado o sintagma», como a cada una de estas iniciales (p. 206). Aquí elude, suponemos que conscientemente, el sustantivo letras [iniciales], pues, como veremos más adelante, dentro de las clases de siglas, explica que también pueden generarse por la «combinación de letras y números, cualquiera que sea la sucesión» (p. 211) (los subrayados son míos).

En la página 207 y siguientes de OOTEA se abordan los problemas que surgen con las tres acepciones de la entrada del DRAE, para concluir que la acepción que más se ajusta al concepto actual de sigla es la primera, «ya que, de hecho, las siglas no son más que conjuntos de abreviaciones de voces, ya sean estas aisladas o formando sintagma» (p. 208). El segundo ejemplo que da la Academia para ilustrar esta primera acepción, ovni, que también recoge ahora la OLE2010, junto con ONU [con mayúsculas] y sida (p. 579), dice Martínez de Sousa que «parece un desacierto», porque aunque se formó inicialmente como una sigla, bajo su actual forma es un nombre común. A este tipo de vocablos, entre los que también se recogen nombres propios como Unicef (citado en OLE2010, p. 579), los denomina Sousa siglónimos, a los que estudia en punto aparte junto con los alfónimos[3] (c. 5.9.1 y 5.9.2, respectivamente, p. 218 y s.), conceptos estos que no conocen las Academias, ni siquiera en el DRAE-e.

La segunda acepción no ofrece diferencias de análisis, aunque sí la tercera, que, para Sousa «probablemente contribuye más a crear confusión que a resolver ninguno de los problemas que la palabra sigla arrastra» (p. 208). OOTEA recoge las observaciones de otros autores como Rosell[4], quien advirtió que la acepción incluiría los signos taquigráficos, o Seco[5], quien insiste en la necesidad de «distinguir con claridad siglas de abreviaturas [porque] las abreviaturas se traducen a palabras, mientras que las siglas se leen como palabras».

Tal vez los problemas que plantea la tercera acepción del DRAE-e sean la causa de que esta se obvie en la nueva Ortografía, aunque quizá pudiera pensarse que las Academias no contemplen dentro de las competencias del estudio ortográfico el análisis de este tipo de signos.

La OLE2010 estudia bajo el mismo punto las siglas y los acrónimos, a los que considera un tipo particular de siglas (c V.3.3, pp. 577 a 585), mientras que en OOTEA se estudian por separado y pormenorizadamente: las siglas en el c. 5.8 (pp. 206 a 218) y a los acrónimos y a los cruces los estudia en puntos aparte (c. 5.10.1 y 5.10.2 respectivamente; p. 219 y ss.) por considerarlos como un procedimiento abreviativo especial por contracción. En el cuadro 5.1 de la página 188, «Clasificación de las abreviaciones», observamos que para Sousa es el procedimiento abreviativo, por siglación o por contracción, lo que separa los caminos de siglas y acrónimos.

Vemos aquí importantes diferencias de conceptos que merece la pena observar, pues, aunque, evidentemente, ambas obras coinciden en la etimología del término acrónimo (del gr. ákros, ‘extremo’, y ‑ónimo u -ónoma, nombre), para la OLE2010 el término acrónimo es tanto una voz creada «por la fusión de segmentos de varias palabras», definido así en el cuadro de información adicional de la página 565 —y ofrece como ejemplos cantautor, publirreportaje, etcétera—, como las voces explicadas arriba (ONU, ovni o sida). Para Martínez de Sousa solo merecen la consideración de acrónimos «todas las formaciones procedentes de la suma de partes de las palabras que constituyen un término complejo, sea o no sintagma (nunca, naturalmente, si esa formación la constituyen solo iniciales, pues a eso ya se le llama sigla en español).», aunque, en su afán —muy de agradecer por mi parte— de ser lo más minucioso y explícito posible, dentro de esta definición general de los acrónimos, diferencia el cruce (generalmente formado por la unión de una apócope con una aféresis) del acrónimo propiamente dicho: apócope + apócope, apócope + aféresis, aféresis + apócope, aféresis + aféresis o apócope + síncopa, y cita ejemplos de todos los casos (OOTEA , pp. 222 y 223).

à suivre.


[1] Las limitaciones gráficas de este blog me obligan a usar mayúsculas en lugar de versalitas, que sería tipográficamente más adecuado.

[2] Al objeto de unificar las siglas bibliográficas con las más usuales, cambio las denominaciones usadas en anteriores entradas OLE10, por OLE2010, para referirme a la nueva Ortografía, y OOEA por OOTEA para referirme a la obra de José Martínez de Sousa, Ortografía y ortotipografía del español actual (Trea, 2.ª ed., Gijón, enero 2008).

[3] «[Los alfónimos son] voces formadas mediante la yuxtaposición de los nombres de las letras iniciales de una denominación [como] abecé, abecedario, dedeté, tebeo,…

[4] ROSELL, A[venir].: Escritura de formas siglares, Montevideo: Imp. Letras, 1967[: 25]. Esta y la siguiente referencia bibliográfica están recogidas en OOTEA.

[5] SECO, Manuel: «El léxico de hoy», en Comunicación y lenguaje, Madrid: Karpós, 1977, 183-201.

H75Q374PL(aW

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies