Etiqueta: Policíaco

¿quién ha sido?, que lo diga, que no le pasará nada…

 

_La noche de los peones_, de Esteban Navarro: la dura partida de la verdad

… somos peones en un tablero de ajedrez (…) Avanzamos y avanzamos sin poder retroceder y nuestro destino es llegar a la meta para poder ser lo que queramos (…) Nosotros nacemos peones y peones moriremos. En el camino lento hacia nuestro destino nos flanquearán las demás piezas de la vida, pero paso a paso iremos tomando posiciones. No queda más remedio que detenernos o avanzar, no podemos recular ni volver al principio.
Esteban Navarro: _La noche de los peones_

Esteban Navarro: _La noche de los peones_

Esteban Navarro cuenta en su haber son un buen puñado de novelas de las cuales solo dos, La casa de enfrente y La noche de los peones, han visto la luz en el soporte tradicional del papel.

Integrante de la «generación Kindle», ha logrado abrirse camino mediante una nueva tecnología que le ha permitido llegar a los lectores de habla hispana de todo el mundo. La casa de enfrente obtuvo tal éxito de ventas en amazon.com que el propio director ejecutivo, Jeff Bezos, decidió leerla.

10-Esteban Navarro-casadeenfrente

Gracias al éxito conseguido con esta novela, diferentes editoriales comenzaron a interesarse por su obra, que ahora está comenzando a imprimirse en papel, como es el caso de La noche de los peones, una novela de intriga en la que sus dos principales protagonistas, Andrés Hernández Mancilla, policía veterano de 45 años, y Diana Dávila, joven policía en prácticas de 21, tendrán que rememorar el pasado a raíz de un suceso: Miguel Ángel Urquijo Cañas, amigo de la infancia de Andrés, y de la misma edad, con quien no se veía desde hacía muchos años, muere de un enfisema pulmonar en la sala de urgencias del Hospital San Jorge, de Huesca, pequeña ciudad en la que están ejerciendo su profesión ambos policías.

Durante el turno de noche que están cubriendo, Andrés y Diana llegarán a desentrañar las misteriosas razones que llevaron a Miguel Ángel a morir en esa plaza tras haber caminado siempre por el filo de la navaja: una vida de delincuencia a la que los excesos con las drogas pondrán un triste fin.

Escrita en tono realista, el autor se muestra como un excelente contador de historias, algo que en no pocas ocasiones uno echa de menos, pues muchos autores, preocupados acaso más en el cómo ―en la literariedad, en las formas―, dejan de lado el qué, es decir, el asunto.

Una historia perfectamente urdida que le sirve a Esteban Navarro para repasar algunos acontecimientos de la intrahistoria reciente de este país, como el caso del Nani, Santiago Corella Ruiz, delincuente desaparecido tras ser interrogado en la Dirección General de Seguridad durante la Transición, la irrupción en 1984 de la terrible enfermedad del sida o los demoledores efectos que las drogas causaron en toda una generación que navegaba con rumbo incierto por las agitadas aguas de una incipiente democracia española.

Esa noche, serán los peones quienes dominen el tablero sobre el cual Esteban Navarro despliega una dura partida entre los personajes principales: la partida de la verdad.

Pero la partida no ha acabado, porque el inagotable autor ya tiene lista otra novela con los mismos personajes, y estamos deseando que aparezca.

Esteban Navarro (Moratalla, Murcia, 1965) lleva atesorados unos cuantos premios literarios, entre los que se encuentra el I Premio de Novela Corta Katharsis, por su novela El reactor de Bering, o el I Premio del Certamen de Novela San Bartolomé-José Saramago, con El buen padre y, aparte de los títulos mencionados, es autor de Diez días de julio, El buen padre, Quimera, El lodo mágico, Los fresones rojos y Los ojos del escritor, todas ellas en formato electrónico.

 

10-Esteban Navarro-elreactordebering

 

 

010-Esteban Navarro, en Santos Ochoa

Con Esteban, en la librería Santos Ochoa, de Huesca (10-10-2013)

… à suivre.

10-Esteban Navarro-nochepeonesdedicada

NAVARRO, Esteban: La noche de los peones; Barcelona: Ediciones B, 2013.

 

 

_Angelitos Negros_, de José Luis Galar: el bolero de los espías

José Luis Galar Gimeno nació en Zaragoza, en 1965, y su formación está relacionada con el turismo y la sociología, pero su pasión es la literatura, ya que desde 1998 ha conseguido publicar un puñado de novelas. Se dio a conocer con Muerte en un cabaret (Zaragoza: Egido Editorial, abril de 1998), a la que le siguieron La isla de los pelícanos (id., 1999), El agua que no moja las manos (id., 2000), La red del pescador (Zaragoza: Leyere Ediciones, 2004), reeditada varias veces, y La frontera dormida (Barcelona: Destino, 2008).

010_J. L. Galar_Muerte en un cabaret

010_J. L. Galar_La isla de los pelícanos

010_J. L. Galar_La red del pescador

010_J. L. Galar_La frontera dormida

En 2011 vuelve a publicar en Destino Angelitos Negros.

Se trata de una novela de espías e intrigas internacionales que supone una ucronía, una reconstrucción de la reciente historia española sobre datos hipotéticos que toma como punto de partida la guerra del Golfo de y que va generando una trama muy bien urdida en la que España se implica en un golpe de Estado en un pequeño país imaginario de África, Bataba, bajo cuyo suelo aguarda una inmensa reserva de petróleo a la que desea acceder a toda costa para poder hacer frente en el futuro a la demanda energética nacional.

Tanto los personajes —incluyendo el presidente del Gobierno— como los hechos descritos son ficticios, excepto los estrictamente históricos, como indica el propio autor en nota al final del libro, aunque la solidez de la trama acaba confiriéndole a la historia los visos de verosimilitud necesarios para que el lector se quede pegado a la historia y desea que esta avance, porque Galar consigue mantener la tensión hasta el final con la maestría que confiere ejercer el oficio de escritor.

Los retratos de los personajes están bien conseguidos, así como la etopeya de cada uno de ellos, cuya evolución acompasa el ritmo de los acontecimientos: están especialmente logrados tanto el proceso de blindaje moral de Lucas Sastre (alumno de Antropología captado por los servicios de inteligencia) ante las actividades que tendrá que desarrollar a cambio de un apetitoso jornal, como el hastío progresivo hacia el que se precipita Julio Flores-Westenfarg, miembro experimentado y mentor de aquel, al no encontrarle justificación ética a las turbias actividades oficiales que lleva desarrollando durante años y que acabarán volviéndolo algo neurótico.

La ambientación es precisa: desde el Ritz de Madrid, donde Viñas, jefe del espionaje, capta a Lucas, hasta los tugurios de Port Said, o los barrios o la embajada española de El Cairo, un tablero de operaciones que servirá para enmarcar perfectamente la acción que irá in crescendo hasta el final.

Tal vez choque un poco la práctica ausencia de escenas de erotismo que tanto suelen prodigarse en las historias de espionaje —no puede uno sustraerse a pensar en las bellezas que siempre rodean a 007—, aunque, de cualquier manera, ello no es un requisito indispensable para elaborar una buena novela de acción, como lo es Angelitos Negros, de José Luis Galar, salvo que se busque un objetivo puramente crematístico.

 

010_J. L. Galar_Angelitos Negros

El autor está ahora metido de lleno en su primer poemario que me cupo el placer de revisar, y que en su día hablaré aquí de él, aunque ya os puedo adelantar que es excelente.

José Luis Galar

José Luis Galar

… à suivre.

 

_La mirada del bosque_, de Chesús Yuste: Al rescate de la verde Erin

ojo avizorPoco antes de que los ministros de economía europeos decidieran «rescatar» Irlanda asistí a la presentación de la que se puede considerar opera prima de Chesús Yuste en el mundo de la literatura: La mirada del bosque (Paréntesis Editorial. Colección Umbral. Sevilla. 2010).

Se trata de una novela policíaca enmarcada en aquel país, hacia el que el autor se siente «muy atraído», como él mismo declara en su blog Innisfree, que está dedicado a todo lo que tiene que ver con la verde Erin.

La mirada del bosque nos remite a las novelas de Agatha Christie, aunque el autor se siente más identificado con Andrea Camilleri, creador del comisario Montalbano, y nos devuelve el gusto por el uso de la sagacidad, de la inteligencia para resolver un caso y se aleja de las técnicas C.S.I. (Crime Scene Investigation) y de la Internet, que tanto importa en la trilogía de Stieg Larsson.

Para ser su primera novela, sorprende el buen manejo de la técnica narrativa del autor, quien utiliza con acierto los recursos del género, consiguiendo mantener el suspense hasta el final.

La acción se desarrolla en un pequeño pueblo del condado de Donegal, Ballydungael, donde sus pocos habitantes llevan una vida tranquila, hasta que se encuentra el cadáver de Emily, la cartera.

Comienza en este punto la trama, que el autor sitúa en el momento del referéndum celebrado en la isla para la firma del tratado de Maastricht (o Mastrique, si se quiere ser más castizo), es decir, en febrero de 1992. Y este momento no está escogido al azar, sino que le sirve a Yuste para retratar la sociedad irlandesa y le da pie para abrir las puertas de su historia reciente y analizar el carácter abierto de sus gentes, tal vez más parecido al mediterráneo que al británico.

En cuanto a los personajes, el autor sacrifica un tanto la descripción de algunos de ellos en beneficio de la agilidad de la trama, aunque consigue con unas cuantas pinceladas retratarlos con precisión y, concretamente, el de la víctima evoluciona a medida que avanza la novela y llega a ser, al final, más complejo de lo que al lector pudiera parecerle en un principio.

El resto de los personajes, todos habitantes del pueblo (excepto el inspector O’Hara), cumplen a la perfección con su papel de tirar de la historia. Las fuerzas vivas de Ballydungael, compuestas por: el alcalde, comerciante local de prestigio; su mujer, locutora de radio; el cura, católico, of course; la maestra, quien precisamente suele escribir novelas policíacas; y la nueva doctora, ayudarán al sargento Duffy, de la policía irlandesa —la Garda—, a resolver el caso. Ellos integran ‘El club de los miércoles’, día en que se juntan a cenar para comentar los acontecimientos locales y todo tipo de cuestiones, amén de hablar sobre novela negra, uno de sus temas favoritos, aunque ahora tendrán que enfrentarse con un caso real. Sus pesquisas serán cruciales en la resolución del caso.

En un determinado momento de la presentación, el propio autor se dirigió al auditorio congregado para solicitar el envío de sugerencias a través del blog mellizo de la novela, para desarrollar alguno de los protagonistas en posibles futuras entregas. Alguno de los personajes principales, e incluso incidentales, como, por ejemplo, un pintor jipi —o hippy, si se quiere ser más anglosajón— que trae de cabeza a las señoras del pueblo; el mismo inspector O’Hara, de carácter algo pusilánime, aunque firme en el ejercicio de sus funciones; o una druidesa cuyo especial poder de percepción de las señales del bosque será fundamental para descubrir al culpable, sin duda alguna pueden darle al autor mucho juego.

Adquirí un ejemplar y le pedí a Chesús Yuste que me lo firmara, a lo que accedió muy amablemente, y en esa dedicatoria él mismo definió La mirada del bosque como una «aventura cotidiana de intriga, humor y magia irlandesa».

…ar aghaidh [à suivre].

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies